HIMALAYA PUNJAB

Bonington regresa del Arganglas

Junto a sus compañeros, vuelven con tres primeras ascensiones a picos vírgenes y una completa exploración de este desconocido macizo.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Chris Bonington en una reciente visita a nuestro país. Por supuesto, no dejó de escalar. <br /> Archivo Desnivel’ src=’http://static.desnivel.com/images/2001/09/27/bonington07.jpg’ /></a><span>Chris Bonington en una reciente visita a nuestro país. Por supuesto, no dejó de escalar. <br /> Archivo Desnivel</span></div>
<p>La última incursión del británico <a href="http://www.desnivel.com/encyclopedia/textos/entrada.xml?ID=234">ChrisBonington</a> en su adorado <a href="http://www.desnivel.com/encyclopedia/textos/entrada.xml?ID=947">Himalaya</a>se ha saldado con una excelente actividad. Al frente de un equipo de alpinistasindios, británicos y americanos, viajaban con intención de explorar a fondo undesconocido rincón del Himalaya indio en la región de Ladakh, el macizo delArganglas. Sobre el papel aparecía como un grupo de atractivas montañasvírgenes, superiores a seismil metros. Aunque su viaje de regreso estabaprevisto para principios de octubre, el equipo ha decidido adelantar la vueltadebido a las condiciones invernales que presentaba su último objetivo, elArgan Kangri, y sobre todo al fuerte riesgo de avalanchas producido por laacumulación de nieve blanda que han dejado las últimas tormentas.</p>
<p>Pero no regresan con las manos vacías. Además de una completa exploraciónde los glaciares Phunangma -por Bonington y el también británico Jim Lowther-y Rassa -a cargo de Harish Kapadia- hay que registrar dos primeras a cimasvírgenes por Divyesh Muni, Cyrus Schroff, Satya Dam y Vrijendra Lingwal, y unadestacada apertura en la vertical cara norte del Argan Eiger (peak 6218)por los americanos Mark Wilford (primera americana en solitario cara norte del <a href="http://www.desnivel.com/encyclopedia/textos/entrada.xml?ID=622">Eiger</a>)y Mark Richey (primera cara este del Kayesh y apertura cara sur Chacraraju). Acontinuación, el relato de la cordada americana sobre su particular odisea enesta virgen cima del macizo Arganglas, (cortesía de <a href="http://www.bonington.com">www.bonington.com</a>).</p>	
</p>
<h2>‘Barbarossa’ al Argan Eiger</h2>
<div class= www.bonington.com’ src=’http://static.desnivel.com/images/2001/09/27/arganglas01.jpg’ />‘Barbarossa’, apertura de M. Richey y M. Wilford a la arista N del Argan Eiger
www.bonington.com

Quedamos automáticamente cautivados por la evidente y directa línea de la caranorte del Argan Eiger, que estimamos en 4.000 m de pared y escalada mixta deroca y hielo. Una afilada e irresistible arista que iluminada por las últimasluces de la tarde seccionaba la pared en dos mitades perfectas hasta lamismísima cumbre. El 8 de septiembre cruzamos el glaciar de Phunangma,instalando el campamento base al pie de la pared, debajo de una enorme mole depiedra. Las condiciones eran todo menos ideales, la entrada de la pared estabacubierta de nieve fresca y el tiempo parecía inestable. Además, con sólo seisdías entre 5.000 y 5.600 metros nuestra aclimatación era algo escasa. Aún así,sopesamos que las condiciones no irían a mejor dado lo avanzado de latemporada, y que objetivamente la escalada parecía razonablemente segura, por lo que decidimos intentarlo.

Del 9 al 12 de septiembre, Mark (Wilford) y yo (Mark Richey) escalamos unos 20largos de 60 metros sobre terreno mixto, superando las secciones de roca concrampones y en condiciones completamente invernales. Tuvimos que echar mano delartificial, incluidos 2 péndulos, arrastrando nuestras mochilas en muchos de loslargos, mientras que el segundo de cordada jumareaba además con todo elmaterial pesado. Muchas secciones presentaban roca muy descompuesta, teniendoque negociar tramos de bloques sueltos. En un punto, una piedra del tamaño deun televisor se desprendió sólo con la presión de una mano, y casi corta lacuerda.

La expedición liderada por Bonington en plena exploración del macizo Arganglas <br /> www.bonington.com’ src=’http://static.desnivel.com/images/2001/09/27/arganglas02.jpg’ /></a><span>La expedición liderada por Bonington en plena exploración del macizo Arganglas <br /> www.bonington.com</span></div>
<p>Tras una sección inicial de hielo de cuatro largos -45º de nieve helada-realizamos tres tiradas sobre hielo poco sólido, con pendientes de hasta70º de inclinación y una cornisa final seriamente desplomada. Sólo llevábamos tres tornillos de hielo, con los que sorteamos varios neveros en las seccionesde hielo superiores. Por si fuera poco, sufrimos avalanchas de nieve todos losdías excepto el día 11. En total fueron tres vivacs en la pared. Los dosprimeros en excelentes plataformas donde conseguimos levantar la tienda,mientras que el último lo plantamos sobre una estrecha repisa tallada en unapendiente de hielo de 50º. Pequeñas avalanchas de nieve polvo cayeron durantetoda la noche, haciéndonos muy difícil conciliar el sueño, y para acabar deagravar la situación, comencé a sufrir un fuerte catarro que, para que Mark no se enterara, me hizo pensar en secreto que sufría incluso mal de altura. Afortunadamente por la mañanahabía desaparecido, aunque todavía tuvimos que pasar una noche justo debajode la cima.</p>
<p>Por fin, el día 13 coronamos la cima, con un cielo completamente despejadoque nos ofreció como recompensa una increíble vista de montañas inexploradas,excepto dos, coronadas por nuestros compañeros indios. Un fenómeno potencial paraascensiones en estilo alpino a picos superiores a 6.800 metros. En cuanto aldescenso…las fuertes avalanchas de nieve hacía extremadamente peligrosoregresar por la misma arista norte que nos había conducido directamente a lacima, así que optamos por la cara sur para descender hasta el glaciar Phunangma.Basábamos nuestras esperanzas en la existencia de un paso hacia el Valle de Arganglas,y con un poco de suerte, dos días de caminata hasta el campamento base.</p>
</p>
<h2>Un poco de espeleo</h2>
<div class=Ruta seguida por la cordada americana siguiendo la vertical arista N del Argan Eiger <br /> www.bonington.com’ src=’http://static.desnivel.com/images/2001/09/27/arganglas03.jpg’ /></a><span>Ruta seguida por la cordada americana siguiendo la vertical arista N del Argan Eiger <br /> www.bonington.com</span></div>
<p>Nada más lejos de la realidad. De hecho, el caos glaciar que veíamos bajo nuestros pies desembocaba en una vertical y terrorífica garganta, que conducíadirectamente al Valle de Nubra. Mientras descendíamos, y demasiado exhaustos como pararetrazar nuestro camino, nos dirigimos casi sin querer hacia el cañón. Al principioel avance fue sencillo, saltando de un lado a otro de la garganta para evitarlas paredes del desfiladero. Pero poco después tuvimos que rapelar hacia laprofundidad del cañón, atravesando cascadas y deslizándonos por estrechoscanales de agua. Incluso en medio de un rápel, Mark tuvo que lanzar al vacíosu mochila por miedo a hundirse en una profunda poza de agua.</p>	
<p>Finalmente, después de diez horas de brutal descenso, nos detuvimos en lo alto deun enorme salto de agua. Más adelante, las paredes del cañón desaparecían, ycomenzamos a buscar una vía de escape. A un lado, la garganta presentaba unaposible línea de ascenso, por la que Mark ascendió a través de bloques depiedra unidos literalmente a la pared por barro. Sin duda, fue el largo más aterrador que jamás ha escalado. Tras dos tiradas sobre roca, y casi 200 metros de inclinada pendiente, alcanzamos la salida del cañón con la noche cerrándose sobre nosostros.</p>
<p>Al día siguiente descendimos hasta el Valle de Nubra donde nos encontramos con un aliviado porteador que Harish y Chris habían enviado para buscarnos. De hecho, ese díanuestros compañeros ya estaban preparados para enviar un helicóptero de rescate. ‘Barbarossa’, responde al conflicto que enfrentó a Rusia y Alemania durante la II Gerra Mundial, y al libro que había amenizado los tiemposmuertos en el campamento base.</p>
<p><b>Mark Richey</b></p>
</p>
					
										<div class="espaciador">
						<!-- megabanner footer -->
<center>
    <a href=
 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias