EN SOLITARIO INVERNAL

Benjamin Védrines realiza la travesía integral del Queyras en dos días

El alpinista francés completa una enorme cabalgada alpina en esquí de montaña. Entre el 6 y el 7 de enero recorrió 138 km de distancia y superó 12.330 metros de desnivel, incluyendo algunos pasos moderados de escalada por el camino.

Benjamin Védrines en la travesía del Queyras (Foto: B. Védrines).
Benjamin Védrines en la travesía del Queyras (Foto: B. Védrines).
| No hay comentarios |

Benjamin Védrines es una de las figuras a tener en cuenta actualmente en el mundo del alpinismo, donde destaca principalmente por sus ascensiones exprés, a menudo tirando de esquís y parapente para ganar velocidad. El pasado verano fue noticia por su ascensión del Broad Peak en 7h28’, seguida del descenso en parapente.

En agosto de 2021, destacó por ascender los 18×4000 del Monte Rosa (Spaguetti Tour) en poco más de nueve horas. En otoño de ese mismo año, abrió con Charles Dubouloz una nueva ruta en la cara norte del Chamlang (7.319 m) en el Himalaya de Nepal. Y en invierno, completó con Léo Billon y Seb Ratel la Súper Trilogía Alpina invernal, con ascensiones de las caras norte del Eiger, las Grandes Jorasses y el Cervino.

Dos días en el Queyras

El alpinista francés se diseñó esta vez un regalo de Reyes a su medida, consistente en una travesía integral del macizo del Queyras. En el menú, 138 kilómetros de distancia y 12.330 metros de desnivel entre Vars y Le Villard, pasando por el Mont Viso, “una magnífica línea imaginada alrededor del valle del Guil; exigente, salvaje, variada y agotadora, ¡eso es lo que me llevo!”.

Benjamin Védrines en la travesía del Queyras (Foto: B. Védrines).
Benjamin Védrines en la travesía del Queyras (Foto: B. Védrines).

Las premisas de la aventura eran sencillas, aunque ponerlas a la práctica no tanto: “no cruzar caminos ni pueblos, es decir, inmersión total; combinar estética y eficiencia; realizar la vuelta del Guil y saludar al Mont Viso”. Para llevarlo a cabo, necesitó “dos días encadenando subidas y bajadas, contemplando la poderosa y difícil naturaleza invernal y dándolo todo para llegar al final de este ambicioso proyecto”. Y todo ello, en solitario.

Partió desde Vars para una primera jornada de unos 5.980 metros de desnivel –“contando las escaleras del refugio, deben llegar a los 6.000 m”, apunta–, con algunos pasos de dificultad moderada (D+) y doce subidas en total, hasta el refugio de Jervis. “Una jornada de 12 horas en la que pude mantener un buen ritmo mientras disfrutaba de los paisajes de locura y todavía tenía tiempo para apreciar los deliciosos sandwiches de mi madre”.

Unas horas de descanso más tarde, y todavía con la luna llena brillando en el cielo, volvió a salir con destino a Le Villard, bajo St-Crépin. “Con 6.350 metros de desnivel, hubo que permanecer concentrado para terminar de encadenar las trece subidas del recorrido”, destaca. Otras 14 horas de actividad en condiciones perfectas, que le motivaron a añadir alguna cumbre imprevista como la del Grand Glaiza (3.293 m).

Línea de la travesía del Queyras (Foto: Benjamin Védrines).
Línea de la travesía del Queyras (Foto: Benjamin Védrines).

Lecturas relacionadas
Comentarios

Deja una respuesta

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.