EXPLORANDO

Montañas sin barreras

Valentín Ruiz y Miguel Ángel Gavilán llevan años saliendo al monte y eliminando las trabas que les impone su discapacidad. Estuvieron en la Librería Desnivel este miércoles 20 y nos presentaron su proyecto Montañas sin barreras.

| 1 comentario |
Valentín Ruiz y Miguel Ángel Gavilán.Foto: desnivelpress.comValentín Ruiz y Miguel Ángel Gavilán.Foto: desnivelpress.com

Veinte años llevan en la montaña. Los últimos dos han formado cordada. Miguel Ángel Gavilán y su «primo de zumosol» Valentín Ruiz llevan años sintiendose cómodos en la roca y viéndose apoyados por los alpinistas que con ellos han compartido la aventura. A Miguel le falta la mano izquierda, a Valentín la derecha y eso nunca les ha impedido disfutar del monte y de su gente. Quedamos con ellos para que nos los contaran.

«No debe haber nadie con discapacidad que haga los niveles de escalada que hacemos nosotros». Y es posible; el Kilimanjaro, el Mont Blanc… Apoyados ahora por la UPM, por el Consejo Superior de Deportes y por la asociación Montañas sin Barreras, pretenden lanzarse a un proyecto patrocinado que cambie la visión de un mundo alpino en el que hay cabida para todos y en el que las leyes humanas se rigen por el compañerismo y la humildad. Casi siempre.

Miguel y Valentín emprenden, en julio, su nueva aventura que les llevará al Cervino, al Naranjo y al Aconcagua.

¿Que significa para vosotros el grado?
V.-Pues subirme al 6a, o 6b en Pedriza, que ya es, en cabrera, en Galayos, en Patones. Estar abiertos a cualquier cosa. Lo importante es salir al monte.

M.-Hacer mucho alpinismo, muchos corredores y nortes clásicas. Quinto grado, sexto grado si me insultan…

V.-Pero siempre dentro de nuestras posibilidades. Lo que no vamos a hacer a estas alturas es jugárnosla, llevamos muchos años… Tranquilamente haciendo nuestra montaña.

M.- Vamos subiendo peldaños, poco a poco, queremos ver si hay posibilidades, ir cumpliendo objetivos y quizá pensar en un ochomil.

V.- Es importante cumplir esos objetivos, que el patrocinador este contento.

M.- Nos movemos dentro de la filosofía tradicional de la montaña.

¿Cómo habéis visto la evolución de esa filosofía del alpinismo?
V.- Personalmente creo que tuvo un bache de unos cuantos años porque se abrió a todo el mundo, en muchos medios de comunicación. Ahora parece que esta volviendo a su ser, a hacer las cosas con compromiso, a hacer las cosas para uno mismo.

M.- Creo que por el camino hemos perdido un poco el norte, demasiadas expediciones comerciales, demasiada publicidad. Se ha prostituido la esencia del alpinismo, se trataba o se trata de llegar a la cima a toda costa. Surgieron las expediciones pesadas… Afortunadamente nos estamos recuperando, no queremos vivir del pasado pero la evolución debería seguir ese camino alpino.

Oxígeno suplementario, Piolet d´Or… están surgiendo varios debates en el seno del alpinismo ¿Cómo lo veis dentro de unos años?
V.- Va a mejorar. Debido a las últimas manifestaciones de algunos elementos de montaña, que son acojonantes, se está labrando otra vez ese purismo. Hacer las cosas con tus propios medios y lo más limpio posible es algo que te hace sentir increíblemente bien. La esencia es estar dentro de tus capacidades.

¿Cómo os iniciasteis en la montaña?
M.- A mí me sacaron los amiguetes del barrio. Yo no escalaba y a raíz de que perdí la mano, en esa época en la que quieres superarte, salí al monte y ya no he podido dejarlo.

V.- Yo empecé con doce años, iba a ver proyecciones, a las tiendas. Luego preparaba mi mochila, aunque mi padre no me dejaba salir a escalar, pero me escapaba. Trabajaba en lo que podía para comprar material. Después, tras el accidente, dejé la escalada. Un buen día conocí a un grupo de gente a la que no le importaba salir a escalar con alguien al que le faltaba la mano. Fui al Naranjo, vi que podía hacer más cosas de las que creía y terminé por conocer a Valentín que nunca ha dejado de darme caña.

¿Cómo os ve la gente cuando escaláis?
V.- La gente se queda mirando, es normal. Lo tienes asumido. Terminan aceptando hasta tus consejos cuando no pueden con una vía que tu has encadenado. Lo que no queremos es desanimar a nadie. Te ven subir por lugares que ellos no pueden y se retraen. Eso es lo último que queremos y nos gusta animar a la gente.

M.- Me he encontrado más natural en la montaña, menos discapacitado que en la vida civil. Es la montaña de siempre, la gente de siempre e integrarse nunca ha sido difícil. En la montaña no hay barreras, jamás me he sentido desplazado.

¿Qué os dice la gente que no tiene relación con la montaña cuando les decís que sois escaladores?
M. – Lo primero que piensan es que estamos locos perdidos. Te miran como si fueses un tarado.

V.- En la montaña la gente ha oído hablar de ti, o te conoce y todo es más sencillo.

M.- Las barreras te las encuentras en la vida ordinaria, en la sociedad. Hace un tiempo, escalando, me pegue un ostiazo. Salí despeñado, me rompí el hombro. Bajé asustado, como pude. Había niebla, ventisca. Me acojoné y tuve la suerte de que conseguí salir, se abrió la niebla un poquito y conseguí ver a alguien. Pidieron ayuda. Cuando me recogieron, yo llevaba también una herida cosida encima de la nariz, empezaron a quitarme ropa. Cuando me quitaron el guante se quedaron impactados. Alucinados. No se lo creían. Me miraban como a un marciano.

¿Y en casa?
M.- Nada, no nos hablan (se ríen abiertamente).

V.- Están bastante acostumbrados, supongo que existen sus cosillas como con todo el mundo.

M.- Sobre todo tienen mucha paciencia.

Una escalada de ensueño…
V.- Me gustaría cruzar el charco, ir a Sudamérica. Veinte días, subir cuatro o cinco picos.

M.- El Everest.

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.