ENTREVISTA

Manuel Merillas sobre El Anillo de los Picos de Europa invernal: «Un recorrido muy extremo»

Hablamos con Manuel Merillas pocas horas después de realizar -con Fran Piñera- el Anillo de Picos de Europa invernal. «Un recorrido de lo más extremo que se puede hacer en Picos de Europa. Podría graduarse de tercero o cuarto grado.» Han hecho casi toda la travesía encordados, utilizando material de alpinismo, cargados con una mochila que pesaría ocho o nueve kilos.

Autor: Darío Rodríguez | 3 comentarios | Compartir:
Autoretrato de Manuel Merillas (Fran Piñera detrás)
Autoretrato de Manuel Merillas (Fran Piñera detrás)

Salían el pasado 3 de enero de Puente Poncebos y 32 horas y 50 minutos después estaban de regreso, tras completar el Anillo de los Picos de Europa invernal. Y batir el récord. El mejor tiempo anterior lo habían hecho Salvador Calvo, Pablo Villa y Jesús Martínez Novas: 45 horas y 25 minutos.
El recorrido: 118 kilómetros y 8.000 metros de desnivel positivo cruzando los tres macizos de los Picos de Europa en invierno. Unas montañas nunca fáciles, siempre salvajes y expuestas, con largos tramos sin asistencia.
Nos lo cuenta Manu Merillas, con quien hablamos al día siguiente de terminar esta aventura.

¿Qué resumen de sensaciones harías de este Anillo de Picos de Europa invernal?
Mucho hielo y mucha nieve… Había que abrir mucha huella, sin parar y haciendo todo sobre la marcha

¿Qué ha sido lo más duro de esta travesía?
Los macizos Occidental y Central enteros, en los que había tramos sin bebida y sin comida de hasta ocho horas, aunque al final hemos podido pasar bien todo. En cuanto a lo técnico, lo más difícil fue la canal de Jidiellu, muy helada, donde hicimos un ladeo muy peligroso.

«En las zonas más difíciles íbamos encordados siempre. Llevábamos piolets, buenos crampones, botas, tornillos de hielo…»

Háblanos del material. ¿Cómo ibais equipados?
Llevamos para la última parte dos piolets. Íbamos encordados y con arneses, porque una caída en rampa se puede gestionar -si dominas la técnica y lo haces muy rápidamente- para que tu compañero no coja velocidad. Con la cantidad de hoyos y lugares con caídas muy peligrosas que hay, es importante llevar cuerda. En las zonas más difíciles íbamos encordados siempre. Llevábamos piolets, buenos crampones, botas, tornillos de hielo por si acaso, casco durante todo el trazado, bastones y guantes a tope. Para la noche, chaquetas técnicas y de membrana transpirable.

«En total, con material, ropa, etc. debíamos llevar entre ocho y nueve kilos cada uno»

Llevaríais mucho peso entonces…
Sí, fíjate que en los tramos más largos, llevábamos al menos cuatro litros de agua cada uno… En total, con material, ropa, etc. debíamos llevar entre ocho y nueve kilos cada uno. Al acabar teníamos los hombros y lumbares molidos de correr con ese peso a la espaldal


 

¿Llegasteis a correr en casi todos los tramos del trazado?
Sí, en las zonas con hielo y nieve bajábamos el paso, pero siempre que se podía correr en llano o bajando no perdíamos la oportunidad.

«Es un recorrido de lo más extremo que se puede hacer en Picos de Europa. Podría graduarse de tercero o cuarto grado.»

Esta vez comenzasteis en un lugar diferente a la travesía que hicisteis el pasado verano. En aquella ocasión comenzasteis en Sotres ahora lo habéis hecho en Puente Poncebos. ¿Por qué?
Lo hicimos por coger el Macizo Occidental y Central de día, pues allí están los tramos mas peligrosos, también la parte que menos conocíamos. Es cierto que lo habíamos hecho durante la travesía del pasado mes de agosto, pero en verano son sendas por las que corres sin problemas, y en invierno son laderas muy peligrosas, en las que si te caes igual no lo cuentas. El trazado es igual, pero la ruta cambia completamente. Es un recorrido de lo más extremo que se puede hacer en Picos de Europa. Si damos una graduación a la travesía en general, podía tener un tercer o cuarto grado de dificultad.

¿Fue una sorpresa este nivel de dificultad?
No, íbamos preparados para ello.

«Al ver las condiciones calculamos que tardaríamos 35 horas, pero al final conseguimos bajarlo…»

Al principio calculabais 30 horas, pero han sido dos más. ¿Estáis contentos con el tiempo?
Con la cantidad de nieve que había, mucha blanda y otra de primavera, abriendo huella… Creo que ha sido un buen tiempo. Al ver estas condiciones, calculábamos 35 horas, pero al perdernos no hemos podido bajarlo todavía más, por lo que estamos muy contentos con el tiempo.

Háblanos sobre la dificultad que entrañaba el estado de la nieve.
Por la nieve dura se podía ir bien, pero en la blanda te hundías hasta la rodilla, sobre todo en la subida al refugio de Jermoso, un ascenso que tuvimos que hacer muy lentos. También había sitios con nieve polvo de la última nevada, que nos ralentizaba un montón el ritmo. En todos los macizos había zonas de mucha nieve.

¿Qué tramo fue el más largo que hicisteis sin asistencia?
El más largo fue de Lagos de Covadonga hasta Posada de Valdeón, que son unas siete horas y media, a pesar de que calculamos unas nueve horas. En Lagos de Covadonga paramos unos 16 minutos y en Posada de Valedón una hora para comer y cambiarnos. En Vega de Sotres también paramos casi una hora y en Sotres lo justito para comer, cambiarnos, e ir a por el último tramo.

«Esta travesía invernal sería imposible sin una buena logística»

¿Es clave la asistencia para realizar una actividad así?
Es muy importante. Nos han ayudado nuestro equipo y también el guarda de Cabaña Verónica. Sin ellos no se puede hacer esto, sería imposible sin una buena logística.

¿Cómo han sido las condiciones meteorológicas que habéis tenido?
Para empezar había luna llena, se veía casi sin frontal. Por el día y por la noche había buenas temperaturas y creo que hemos tenido muchísima suerte. Las condiciones han sido perfectas.

¿Mucho frío?
No, hizo muy buen tiempo, apenas necesité la chaqueta de membrana.

«Si las condiciones de la nieve son mejores de la que encontramos se podría mejorar el tiempo»

¿Veis posible mejorar este tiempo?
Depende de la situación de la nieve; si está en buen estado y no tienes que abrir huella durante más de la mitad del recorrido, se puede bajar perfectamente. Además nos perdimos llegando a Lagos de Covadonga.

Esta travesía invernal de El Anillo de Los Picos de Europa, como lo definirías  ¿es alpinismo o correr por montaña?
Yo diría que alpinismo ligero. Es un punto intermedio entre ambas categorías.

¿Llevabais GPS con vosotros?
Sí, con el trac del recorrido para saber si nos desviábamos y para ir marcando la ruta que íbamos completando.

«La noche fueron catorce horas deseando que amaneciera»

¿Cómo fue la noche que pasasteis en la montaña?
Fueron catorce horas deseando que amaneciera.

Al terminar, os dolería todo….
Lo peor la espalda, los lumbares, los hombros… Todo en general.

«Fran siempre me pedía ir concentrados. Íbamos encordados, hay que tener mucho cuidado…»

Hubo un accidente en la ruta antes de que pasarais. ¿Lo sabíais?
Se lo habían dicho a Fran antes de empezar. De camino me lo comentó y todo el tiempo fuimos con mucho cuidado. Al llegar a Cabaña Verónica preguntamos qué había pasado y nos dijeron que había fallecido un montañero. Extremamos la precaución. Fran siempre me pedía ir concentrados. Íbamos encordados, hay que tener mucho cuidado, porque si te caes las consecuencias -dependiendo del lugar- pueden ser fatales.

«A diferencia de la travesía de El Anillo que hicimos en verano ahora no hemos tenido ninguna pájara»

En la ruta veraniega destacasteis que os dieron varias pájaras a cada uno. ¿En esta travesía invernal os pasó también?
Ninguna. Hemos ido a un ritmo perfecto. En verano íbamos a pulsaciones más altas y el cuerpo sufre más. Comíamos bien, bebíamos bien y nunca nos cogió el frío. Estuvimos más de 32 horas sin pájaras ni bajones. Incluso apretamos en el tramo final. La última bajada a Poncebos la hicimos en 17 minutos…

¿Diríais que habéis sufrido menos ahora que en verano?
Sí, hemos sufrido menos. En verano en la canal de Jidiellu tardamos 2h20’ y esta vez han sido dos horas justas. El ladeo que hay que hacer en su parte superior fue el tramo más peligroso que tuvimos que hacer. Iba yo delante abriendo huella, pero los crampones que llevábamos eran perfectos para este tipo de hielo. [Llevaban crampones de alpinismo, no los ligeros que se utilizan en competiciones de esquí de montaña]

«Con esquís se podría mejorar el tiempo que hicimos. Eso sí, hay que encontrar las condiciones ideales»

¿Os faltó o sobró algo de material?
No. No nos ha faltado nada ni nos ha sobrado nada.

¿Ves posible hacer esta ruta en esquís?
Sin problema, pero sería para hacerla entre marzo o abril, incluso mayo. Al tener el mar al lado, o pillas buena nieve y temperatura, o se forma mucho hielo y no se puede hacer con esquís. Como mínimo lo veo posible a finales de febrero. Se mejoraría el tiempo que hicimos, eso sí, con una buena meteo. En las zonas bajas también es importante no pillar nieve…

«Fran Piñera es puro coco, no hay quien lo reviente»

¿Qué tal es compartir con Fran Piñera estos retos?
Es puro coco, no hay quien la reviente… Pone esa cara de mala ostia… y te sigue donde haga falta. Él me dice que compitiendo no le sale esa chispa de sufrimiento, pero cuando va conmigo se concentra de tal manera que no hay quien lo descuelgue. Hay diferencia de edad entre nosotros. Él pone la experiencia y la fuerza y yo pongo el motor.

¿Quién se encarga de la logística?
De eso nos encargamos los dos. Eso sí, para el material siempre le preguntaba a él qué era lo mejor para esta travesía y las condiciones que íbamos a encontrar. Es importante porque nos cambiamos hasta cuatro veces de ropa, sobre todo los guantes, calcetines y ropa interior.

¿Cómo encaras la temporada de nieve que comienza ahora?
Estoy con el esquí a tope, preparando bien la temporada. Hay que entrenar y seguir mejorando.

«Los Picos de Europa son muy alpinos y en invierno con hielo muy peligrosos»

¿Tienes algún proyecto más en los Picos de Europa?
De momento no, pero seguramente llevemos a cabo un proyecto con un amigo asturiano para hacer las doce cimas más altas de los Picos en el día. Sería en verano.

¿Algo que quieras decir a la gente que quiera hacer actividades parecidas a esta travesía invernal del Anillo de los Picos de Europa?
El material es muy importante para la seguridad. La gente piensa que es una montaña más, pero Picos de Europa es muy alpino y el hielo es muy peligroso. Es mejor cargar 20 kilos y llevar todo lo necesario, además de saber pararte en una caída cuando vas encordado. Yo peso poco y eso hace que Fran me pare con un brazo.

Manuel Merillas forma parte del equipo Mammut.

 

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.