A LOS 76 AÑOS

Fallece Joan Miquel Dalmau, escalador, aperturista, divulgador…

Joan Miquel deja detrás un importante legado en forma de vías y de guías de escalada, especialmente vinculado a las montañas de Monsterrat, Pedraforca y el Aneto, así como a la industria del material de montaña, a la que también aportó.

Joan Miquel Dalmau en 2022. Foto: colección personal.
Joan Miquel Dalmau en 2022. Foto: colección personal.
| No hay comentarios |

Con gran tristeza nos llega la noticia del fallecimiento de Joan Miquel Dalmau (Barcelona, 1947), importante figura de la escalada y el montañismo catalán. Pudimos constatar su enorme generosidad y amabilidad recientemente desde esta redacción, gracias a su fundamental colaboración en dos de los últimos números de la revista Desnivel, Especial Aneto y Especial Pedraforca, macizos a los que Dalmau estaba estrechamente vinculado. Se lo ha llevado un fulminante cáncer de próstata que le diagnosticaron el año pasado, ya muy avanzado.

Joan Miquel Dalmau - Desnivel 427
Joan Miquel Dalmau – Desnivel 427

En 1961, con 13 años, Joan Miquel se inscribió del mítico grupo de escalada del T.I.M. de Sabadell, que dejó una huella indeleble en especial en el macizo de Montserrat, y desde entonces su trayectoria estuvo unida a las montañas, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Fue también miembro del GAME y ejerció como instructor de escalada, alpinismo y esquí, siempre compaginándolo con su trabajo como ingeniero industrial y antropólogo.

A principios de los años 90 creó la marca de mosquetones Lucky, con desarrollos propios y fábrica en Cataluña, que posteriormente vendió. Y en 1996 fundó la distribuidora de material Aeri New Alpin, en la que seguía trabajando y que actualmente llevan sus dos hijas y su hijo, a quienes también transmitió su pasión por la montaña. Como nos cuenta Esther, una de sus hijas: «Me quedo con que mi padre ha disfrutado siempre de la vida como él ha querido, hasta el último momento».

Aunque Joan escaló mucho en los Alpes (ascendió en solitario la pared norte del Eiger hace más de 30 años), así como en las grandes montañas de los Andes, del Himalaya o de África, su escenario favorito estaba en los macizos de Montserrat, Pedraforca y las Maladetas, donde destaca no solo por su actividad sino también por su trabajo de divulgación.

En los últimos tiempo su unión fue más estrecha con el Pedraforca, al que dedicó unos tres años de su vida a elaborar la guía Pedraforca, indret mític, que publicó por primera vez en 2003 y reeditó en 2014, y que actualmente sigue siendo la referencia del lugar.

Tal y como nos contó en una reciente entrevista publicada en la revista, abrió aquí un total de siete vías, entre las que no tenía ninguna favorita: «De todas las aperturas que he realizado, en este macizo y en otros, solo me queda el recuerdo de haber hecho realidad algunos de mis proyectos soñados, sin ninguna preferencia en especial».

Joan M. Dalmau abriendo la Via Làctia (2003) del Pedraforca. Foto: colección personal.
Joan M. Dalmau abriendo la Via Làctia (2003) del Pedraforca. Foto: colección personal.

En el macizo de las Maladetas-Aneto su huella es aún más profunda, sumando una docena de aperturas que realizó a lo largo de más de 30 años, entre las que se encuentran líneas como la vía Lucky-Jom en la sur del Aneto (1994), la Trailer al pico Russel en solitario (1996) o la Abelló-Dalmau a la aguja Esudier (2001).

Al Aneto dedicó dos importantes trabajos, repitiendo y documentando todas sus rutas, con una primera guía editada en 2001 y la última publicada en 2020, en la que recopila 250 ascensiones y vías de escalada: Aneto, paraíso del Pirineo aragonés.

En Montserrat fue especialmente activo en los años 70 y 80, con vías como la Aresta Brucs al Dumbo (con Josep Fígols y Manuel Martín) o la Estruch a la Roca de les Onze (con Salvador Canalis). También en 2011 publicó la guía de escalada de Agulles, Montserrat.

También en la zona de Sant Llorenç del Munt cuenta con vías ya clásicas como la Mediterran Stones de l’Hemisferi Nord o la Aresta de Can Marcet, la Aresta Camarasa o la Majó-Dalmau.

Joan Miquel Dalmau en el Aneto en 1989. Foto: colección personal.
Joan Miquel Dalmau en el Aneto en 1989. Foto: colección personal.

Hombre de energía desbordante, nos quedamos con estas reflexiones que nos regaló en la entrevista publicada en el Especial Aneto, que resume su enorme calidad humana y profundo sentir:

«Después de muchos años de actividad, con un inicio donde la candidez de la juventud era relevante, la culminación de objetivos y dificultades, acompañados siempre de grandes dosis de ilusión por la gran facultad que es la naturaleza, me ha hecho percibir en mi interior que, en el universo de la escalada, es poco importante mirarse a uno mismo, en cambio, sí que siempre he pensado que la experiencia, las complicidades y las ganas que nos mueven, es lo único que se puede aportar.

En los silencios vividos en la montaña junto a las emociones compartidas, la amistad para mí es la relación más importante en una escalada. La compenetración y el cariño contraído con los compañeros de cordada me ha sido vital en ocasiones para tomar buenas decisiones en situaciones difíciles y complicadas».

Lecturas relacionadas
Comentarios

Deja una respuesta

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.