PARA ACLIMATAR PARA EL DHAULAGIRI

Carlos Soria parte al pico Lenin «Subir a casi 7.200 metros es importante antes de ir al Dhaulagiri»

Carlos Soria partía el jueves pasado a intentar el Pico Lenin (7.134 metros), montaña donde quiere completar su entrenamiento y aclimatación antes de partir al Dhaulagiri a final de Agosto. Le despedimos en el aeropuerto dónde tuvimos la oportunidad de conversar con el sobre esta expedición al Lenin y su gran objetivo: el Dhaulagiri con 80 años.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

Desde que sufrió la operación de prótesis de rodilla, el pasado mes de octubre, Carlos Soria no  ha parado de entrenar y esforzarse para que la recuperación fuera lo mejor posible y tener la máxima movilidad en la rodilla

Han sido meses muy intensos, siempre con la vista puesta en volver al Himalaya para ascender los dos ochomiles (Dhaulagiri y Shisha Pangma) que le faltan para completar los Catorce. Es, casi con seguridad, la primera vez que alguien con una prótesis de rodilla intenta un ochomil y, además, con ¡80 años!.

El pico Lenin va a ser una prueba de fuego para Carlos pues hasta ahora no ha probado la prótesis sobre nieve. También la mejor manera de entrenar y aclimatar para afrontar un objetivo tan ambicioso a los ochenta años como es ascender el Dhaulagiri (8.167 metros).

Los últimos días antes de partir al pico Lenin los ha pasado en uno de sus lugares favoritos: el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sierra Nevada que reúne muy buenos requisitos para su entrenamiento: la altura, el lugar y el ambiente deportivo que allí encuentra.

Al Lenin le acompaña su gran amigo Pedro Nicolás, presidente del club Peñalara, con quien ascendió sus dos primeros ochomiles (Nanga Parbat y Gasherbrum 2) y otros dos amigos: Javier Garrido, con quien también compartió cima en el G2, y Sonia Castañeda, compañera de su amigo Sito Carcavilla a quien en esta ocasión le ha tocado quedarse en casa y ser él quien despida a Sonia en el aeropuerto.

También nosotros nos despedimos de Carlos Soria y sus compañeros en el aeropuerto de Madrid (Barajas), donde tuvimos la oportunidad de entrevistarle pocos minutos antes de que tomara el avión con destino a Kirguistán.

«Subir una montaña de casi 7.200 metros es muy importante antes de ir al Dhaulagiri»

Otra vez en el aeropuerto iniciando una expedición, la primera que haces con ¡80 años!
Tras la operación de rodilla he pasado una temporada en la que no he podido ir a ningún sitio. Ahora estoy encantado. Primero por irme a Kirguistán, a intentar el pico Lenin.  
Estos días he estado en el CAR de Sierra Nevada 15 días, entrenando a tope, y me ha ido bastante bien. La rodilla sigue con poca movilidad pero la siento con mucha más fuerza. 
Subir una montaña de casi 7.200 metros es muy importante antes de ir al Himalaya. Estoy seguro que me va a ir fenomenal.

¿Cómo sientes la rodilla tras la operación?
Me operé a mediados de octubre. Ha pasado tiempo, casi diez meses. La operación era inevitable, sino no me habría operado. Estoy muy acostumbrado desde hace años a tener dolor en esta rodilla. Creo que ahora voy a ir mucho mejor.

«Desde que me jubilé mi vida está dedicada a entrenar y cuidarme para seguir subiendo montañas el máximo tiempo posible»

Esa rodilla te ha causado dolor toda la vida, desde que te la rompiste esquiando….
Sí, desde que me rompí la pierna en 1970 he tenido problemas en esa pierna, pero no tan importantes como los que he tenido últimamente. Esto de la edad no ayuda nada para estas cosas.

Siempre has entrenado mucho…
Desde que me jubilé mi vida está dedicada al entrenamiento. A cuidarme para seguir subiendo montañas el máximo tiempo posible.
[Nota de redacción: tras jubilarse a los 65 años Carlos Soria sigue cotizando como autónomo pues tiene que serlo para poder justificar los pagos que le realizan sus patrocinadores cuando parte de expedición. Comenzó a trabajar con once años. Sin lugar a dudas es una de las personas que más años ha cotizado de nuestro país….]

Y, tras la operación, has vuelto a entrenar intensamente..
Si, ahora estoy totalmente dedicado a ello. En casa tengo dos cámaras de hipoxía: entreno en una y duermo en otra. Esta noche he dormido a 5.000 metros.

¿Qué tal están funcionando? ¿Lo notas?
La de entrenar creo no da mucho resultado. Pero la de dormir va muy bien. Enseguida te baja el oxígeno bastante. Esta noche tenía una saturación de un 82% y con eso te llevan al hospital, pero no, estaba durmiendo perfectamente. Espero que algo me ayude, porque no hay mucha información sobre esto la utilización de estas cámaras para aclimatar.
He estado durmiendo a cuatro mil metros los últimos días. Antes había estado durmiendo a tres mil. También he pasado en Sierra Nevada 15 días  durmiendo a 2.200 metros y entrenando. 
Tres días hice excursiones largas de siete horas y pico, y cinco de esas horas a 3.000 metros. Eso sí que es una hipoxia real, fantástica para mi preparación. Estoy haciendo todo lo posible para ir al Dhaulagiri y no tener problemas, o tener los menos posibles.

«El C.A.R. de Sierra Nevada me parece el mejor sitio del mundo para entrenar»

En Sierra Nevada has hecho una ascensión, un recorrido, que te ha motivado mucho porque la has hecho varias veces mejorando el tiempo…
He ascendido desde la Olla de la Mora al Mulhacén pasando por el Veleta tres veces (en días espaciados, no seguidos). El primer día tardé ocho horas y ocho minuto, el segundo siete horas y media, y el tercero siete horas y tres minutos. Son aproximadamente 1.800 metros de desnivel. La mayoría del tiempo andando por encima de 3.000 metros. Ideal para mi entrenamiento. 
El C.A.R. de Sierra Nevada me parece el mejor sitio del mundo para entrenar. No tienes que preocuparte de cocinar, estás en un sitio cómodo y agradable, rodeado de deportistas… Es formidable. Prefiero estar allí a la tienda de hipoxia, sin lugar a duda. No pierdes el tiempo, solo tienes que dedicarte a entrenar, a alimentarte y a descansar.

Ahora partes al pico Lenin.
Vamos a estar allí hasta el 9 de agosto. Hay muchas posibilidades de subir, pero en montañas de más de 7.000 metros puede haber muchos problemas. No tenemos muchos días, pero son suficientes. Todos vamos bastante aclimatados o estamos en ello. Me hace mucha ilusión volver a ir con Pedro Nicolás. Hacía mucho tiempo que no íbamos de expedición juntos, casi desde que hicimos el Nanga Parbat y el Gasherbrum 2. Ahora nos hemos vuelto a encontrar para intentar este sietemil y me encanta. También viene Javier Garrido con quien subimos al G2. Y Sonia Castañeda, la compañera de mi gran amigo Sito Carcavilla. Sabemos a dónde vamos y tendremos suerte, seguro. 

«Es la primera vez  que voy a pisar nieve desde que me pusieron la prótesis de rodilla»

¿Cómo es el Lenin? 
Es uno de los sietemiles más sencillos que existen, creo. Pero tiene sus problemas, como todas las montañas altas. El último día hay una loma en la que normalmente hace mucho viento. Hay tres campamentos: campo base, 2 y 3. Hay quien hace un campo 4 pero ese nosotros no lo vamos a hacer, de ninguna manera. 


 

Va a ser tu primera experiencia con tu rodilla en altura. No sé si alguien con prótesis de rodilla ha subido a esa altura.
Creo que no.  Pienso que va a funcionar bien ahí arriba. Además, es la primera vez  que voy a pisar nieve desde que me han operado, porque he entrenado este año siempre sobre terreno sin nieve.

Tu cirujano, el doctor Leyes, debe estar alucinado…
Está encantado, me está ayudando muchísimo. Creo que me la ha apretado demasiado, por eso tengo poca flexión, él sabía la vida que iba a dar a la rodilla. Hay gente que dice que la prótesis dura 10 años, pero a lo mejor la mía no dura tanto, porque en estos 10 meses que lleva conmigo la he dado ya una buena paliza…

«Hay un tipo de movilidad que cuesta pero me voy adaptando»

¿Cómo ha sido la recuperación tras la operación? ¿Qué es lo que más te ha costado?
Lo peor ha sido volver a flexionar la pierna, es lento. Con una prótesis de cadera a los dos o tres meses estás funcionando estupendamente. Y con esta estoy funcionando bien pero no tengo la flexión que  me gustaría.  Lo voy a pasar mal poniéndome las botas en una tienda de campaña, incluso en casa me cuesta. Hay un tipo de movilidad que cuesta pero me voy adaptando a lo que hay.

¿Lo peor ha sido el dolor? 
A eso ya estoy acostumbrado. Siempre me ha dolido la rodilla, así que no sido un problema.

Marchas con Pedro Nicolás con quien ascendiste el Nanga Parbat, tu primer ochomil…
Mi primer y segundo ochomil. Vamos a volver a reencontrarnos otra vez en las alturas. Estoy encantado de ir con Pedro y con Javier. Y con Sonia también, la compañera de Sito Carcavilla. Sito no puede venir pero nos ha mandado a Sonia con nosotros. 

«Es increíble la cantidad de gente que tengo a mi alrededor que quiere ayudarme»

Vuelves el día 9 de agosto, y enseguida marchas al Dhaulagiri…
El 30 de agosto saldremos hacia el Dhaulagiri. Como vuelvo el 9, todavía tendré que utilizar las cámaras de hipoxia para seguir entrenando y aclimatando. Pero después de subir a un sietemil, si todo me ha ido bien, habrán cambiado muchas cosas. 

¿Has conseguido patrocinador para el Dhaulagiri?
Sí que hemos conseguido. La verdad que Telefónica se está portando muy bien conmigo. Nos va a dar una parte del patrocinio ahora y otra después. Vamos a ir un poco justos, pero vamos a ir y hacer una buena expedición, seguro. También tengo como patrocinador a los hermanos Lasa, amigos de toda la vida que tienen una pequeña constructora y que me están ayudando un poco. Y también Manuel Leyes, el médico que me operó, colabora en el patrocinio y está buscando también patrocinadores. Es increíble la cantidad de gente que tengo a mi alrededor que quiere ayudarme. Estoy contentísimo.

El doctor Leyes no solo te ha patrocinado la operación, si no que te patrocina también parte de la expedición.
Si la verdad es que mi médico es una persona increíble, formidable. El primer día que salí a entrenar cerca de mi casa, en el Cerro del Telégrafo, se vino para ver como andaba. Es un ángel de la guarda. Además de ser un gran cirujano y tener un equipo fantástico. Me están ayudando mucho moral y económicamente, en todo.  

«Quiero subir al Dhaulagiri antes de hacerme más mayor».

¿Cuando te operaste la rodilla pensabas que podrías seguir ascendiendo ochomiles?
No sabía lo que iba a pasar. Todavía no lo sabemos. Lo único que he hecho es corretear por las montañas de Guadarrama y Sierra Nevada. Pero ya veo que puedo hacer muchas cosas. Algo en la que tengo dificultad, que es buena parte de mi entrenamiento, es montar en bicicleta. He tenido que reducir la longitud de los pedales a 12 centímetros o quizás algo menos para poder entrenar. Ya he entrenado en la bicicleta en las pistas del CAR, también en el rodillo, en casa. Eso me viene muy bien pero es distinto a lo que era antes.

¿Has estado también escalando?
He ido a los Galayos. He subido al pequeño Galayo por la sur y el Gran Diedro del Gran Galayo. Antes escalaba estas vías sin cuerda, ahora he tenido que ir encordado. He ido con mis hijas y muy bien; ahora mis hijas son las que me protegen. 

Cuéntame algo del Dhaulagiri. Queréis partir pronto y hacer primero un trekking.
Si, vamos a estar andando por el Khumbu unos 15 días. Luego iremos al campo base del Dhaula. Sito Carcavilla no estará tan aclimatado, pero también tiene una tienda de hipoxia en casa y no para de entrenar. Luis Miguel Soriano está en Irán subiendo montañas por encima de 4.000 metros y va a estar en muy buenas condiciones. Vamos a pasar esos días, que son fundamentales para llegar al campo base en buenas condiciones, y aprovechar las primeras oportunidades que tengamos para intentar la cima

¿Te permitirá el presupuesto llevar un buen equipo de sherpas al Dhaulagiri?
Si, creo que podré llevar seis sherpas.

«¿Mi secreto?: Querer hacer lo que quiero hacer»

¿Ganas de ir?
¡Hombre! Todas las del mundo. Es una montaña que conozco un poquito, y ella me conoce a mí. Quiero subir al Dhaulagiri antes de hacerme más mayor. Voy a echar toda la carne en el asador, como siempre, con todo el cuidado del mundo y todos los medios posible para subir allí arriba. Y sobre todo con mis dos queridos amigos Luis y Sito. Eso es fundamental, poder ir los tres juntos. 

¿Cuál es el secreto para estar como tu estás con 80 años?
No lo sé, porque tampoco estoy tan bien. Me duele la rodilla, me duelen las lumbares… Quizás es querer hacer lo que quieres hacer. Y yo quiero subir al Dhaulagiri y subir montañas, andar por La Pedriza, subir a la Pared de Santillana, aunque sin cuerda, como solía escalarla, no sé si podré, pero lo intentaré la próxima primavera.

No te da pereza dormir en un campo base, dormir en una tienda tantos días…
No, no me da pereza. Como estoy durmiendo ahora en una tienda de hipoxia se los problemas que me voy a encontrar y los tengo todos resueltos.  


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.