MACIZO DEL MONT BLANC, ALPES

Alain Andrés y Garo Azkue abren «Sorterriko Koblak» en las Pointes des Nantillons, Chamonix

La cordada recorre una línea de 400 metros, que sigue en gran parte una clásica vía de roca de verano poco frecuentada. Encuentran dificultades de hasta AI5+, M8 y A1 y proponen el nombre de «Sorterriko Koblak» para su versión invernal.

“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue
“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue
Alain Andrés | No hay comentarios |

La pasada semana, tras unos días de trabajo por el valle de Aosta escalando en hielo con mi amigo Garo, aprovechamos para quedarnos y hacer algo más juntos.

Pido consejo a Santi Padrós sobre condiciones y nos envía varias fotos de las Envers des Aiguilles. Hay líneas marcadas que me hacen soñar con una buena escalada. En concreto una me llama mucho la atención en los Nantillons, pero no consigo información de la misma en ningún libro ni reseña por internet.

Santi, tras varios días por Chamonix vuelve para casa, no pudimos coincidir en esta ocasión. La idea de visitar el refugio de Envers y poder disfrutar de ese rincón tan enigmático nos atraía mucho a Garo y a mí. Preparamos la comida para 2 días y tomamos el teleférico a Helbronner la tarde del 4 de febrero 2024. Esquiamos con una gran mochila el glaciar de Tacul y la Mer de Glace hasta la ferrata que da acceso al balcón que hay que recorrer para llegar al refugio. Una escalera de cuerda relativamente nueva conectaba el suelo con la vertical. Escondimos el material de esquí mientras la luz caía sobre una lacónica Mer de Glace.

“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue
“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue

La aproximación resultó exigente hasta el refugio. La inclinación y la acusada ladera hizo que llegáramos bastante tarde al refugio, el cual parecía una nave abandonada en la luna. El refugio está enclavado en un promontorio rocoso a escasos metros de la agujas, semisepultado por la nieve; algún esquiador había trabajado duro para liberar la puerta, dos ventanas y la chimenea. ¡Un pero! olvidó cerrar la ventana del comedor que estaba abierta de par en par y dejar un poco de agua. Sus huellas volvían hacía Requin.

Encender la lumbre y fundir nieve mientras preparábamos la cena nos tomó mucho tiempo. A la mañana siguientes, remontamos hasta la base de la Banan’ice Republic a la Aiguille de La République para acabar escalando 3 largos. El sol desencadenó alguna purga importante mientras el hielo caía peligrosamente. Rapelamos todo lo rápido posible y decidimos volver a la protección de nuestra nave. En la penumbra de la nevera tomamos buena nota de lo viva que estaba esta pared.

“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue
“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue

Disfrutamos de una jornada al solazo en el exterior viendo las cuadrillas de esquiadores descender por el valle con la periodicidad de un reloj. A nuestras espaldas aquella fina línea en los Nantillons nos llamaba cada vez con más fuerza. Tras estudiarla detalladamente con los prismáticos, comprobamos que una doble rimaya misteriosa protegía su acceso y un diedro chamoniard adornaba el final. Por suerte, un precioso placaje de nieve helada daba acceso a un sistema de diedros y chimeneas que conformaban una goulotte de ensueño. La salida de la vía estaba preocupantemente acornisada. La ruta solo la toca 1 hora el sol. Pero las estructuras reciben sol durante casi todo el día.

“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue
“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue

A la mañana siguiente conseguimos acertar el paso por la que resultó finalmente una triple rimaya. Garo escaló: L1, 55m. L2 45m, AI5. Continuó con una travesía, 60º a izq 50 m, hasta el aplomo de la goulotte. Yo lo seguía con las dos mochilas y la legua fuera. El sol llegó con sus avisos. Nos protegimos bajo el espolón un rato mientras comíamos y nos hidratábamos. La sombra animó el abandono de una de las mochilas con todo lo prescindible y continué con un largo de 55 m AI5, las protecciones mejoraban. Seguí con un largo de otros 55 m AI5+ algo más picante dado que algún tramo estaba despegado. Garo retomó la cabeza con otro largo de 50 m AI5+, algún paso de M6 precioso. Cambiamos y escalé con pasos acrobáticos de M7 alternados con algún tapón de nieve y placaje AI5+, 50 m. Nos encontramos ante el crux de la línea, un diedro de 45 m que arranca en nieve pegada pero acaba quedando seco dado el desplome. Su flanco derecho es liso como un espejo mientras que el izq ofrece alguna fisura para ganchear y abrir pie hasta que resulta muy difícil cerrar la puerta. La escalo alternando el libre hasta el límite de la caída, la escalada se torna muy complicada. Paso al artificial hasta poder volver a salir escalando en libre los últimos metros.

“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue
“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue

Aquellos alpinistas que busquen un mixto bien picante encontrarán en este paño lo que buscan. El grado liberado rondará el M8, los pasos no forzados quedan en A1. Cae la noche y en la oscuridad tratar de liberar un largo así no es posible para Garo pero le mete un buen pegue. El último tiro resulta un corredor con tapones de nieve y grandes bloques que muere en un muro. Posible salida a derecha en oblicuo a la punta pero te saca de la línea de rápel y no son horas para liarla. Decidimos rapelar al aplomo del muro. Abandonamos cordinos, clavos y fisureros en la bajada. Los existentes están putrefactos, ninguno tiene menos de 20 años.

Hemos escalado en versión ice el diedro central de los Nantillons [Diedro Troussier, abierto por Philippe Grenier, R. Nicod, L. Reyssen & M. Troussier en 1977]; una vía poco recorrida incluso en roca, al estar eclipsada por las paredes vecinas y dado que actualmente en verano, con el retroceso glaciar, la rimaya resulta muy difícil de franquear. En algunos tramos la vía de roca queda más a la derecha y el poco material encontrado en ella estaba todo podrido.

Tras consultar topos en la OHM/Chamoniarde y, ante la ausencia de rastros de rápel en muchos años por una línea que no se puede bajar por otro lugar, mi compañero Garo propone bautizarla en invierno como Sorterriko Koblak (título de una poesía de Mikel Laboa).

Sarri se exilió durante 4 décadas en la Habana escribiendo, entre otras, esta bella copla. La humedad en la distancia de un hayedo, aquel que conocía y un arcoíris, las golondrinas… Mikel Laboa cantó alto sobre esta poesía.

He reflexionado mucho toda esta semana Garo. Me siento una vez más muy afortunado no solo por tenerte como amigo sino por compartir el pasado y el presente. Has acertado con el nombre pero esa es otra historia, la de otro arcoíris.

“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue
“Sorterriko Koblak”, pointes des Nantillons. Por Alain Andrés y Garo Azkue. Dibujo de Ainhoa Caporossi.

Lecturas relacionadas
Comentarios

Deja una respuesta

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.