EXPLORANDO

1.250 nuevos metros en la Torre Central del Paine

Los italianos Fabio Leoni, Rolando Larcher y Elio Orlandi abren 23 nuevos largos en la Torre Central del Paine, alcanzando dificultades de 7a+ y A3+ sobre un itinerario de más de mil metros: El gordo, el flaco y el abuelito.

| No hay comentarios |
Vista de las Torres del Paine, Patagonia chilena.- Foto: Col. V. Rozov/mountain.ruVista de las Torres del Paine, Patagonia chilena.- Foto: Col. V. Rozov/mountain.ru

Más Patagonia, más. En esta ocasión ha sido la Torre Central del Paine la asediada por una cordada italiana, formada por Fabio Leoni, Rolando Larcher y Elio Orlandi, los mismos que en enero del pasado 2007 se llevaban a casa Osa, ma non troppo, junto a Michel Cagol, una ruta de 700 metros, 7b y A2 en la cara Oeste del Cerro Cota. Ahora, abren una nueva línea sobresaliente, El gordo, el flaco y el abuelito, que discurre por 1.250 metros, repartidos en 23 largos, alcanzando dificultades de 7a+ y A3+.

Los 23 nuevos largos hasta la cima incluyen algunos de 70 metros, escalados en su mayoría en libre y que se reparten sobre una línea muy estética, para la que se valieron de la ayuda de otros cinco compañeros italianos, porteando material hasta el pie de la ruta, y en la que emplearon 11 días para preparar el itinerario hasta el ataque final, en el que resolvieron los últimos 400 metros.

«¡Todo cambia!-exclama Fabio Leoni- La montaña es siempre la misma, pero las condiciones nunca son iguales. Nos ha caido una lluvia muy dura, apenas dormíamos, pasando las noches con el constante estruendo del viento, esperando nuestra oportunidad por la pura pasión de la escalada».

La cordada llegaba a la cima el 7 de febrero a las 18:00 horas después de un tremendo esfuerzo y de necesitar una ayuda artificial ciertamente complicada (A3+) en un 20% aproximadamente de su ascensión.

«Lo más difícil fue mantener la concentración psicológica y la fuerza física para regresar al Campo Base, entonces ya pudimos decir, con tranquilidad, que estábamos felices», recuerda Rolando Larcher. «La inevitable adaptación del ser humano al entorno hostil hace que en la cumbre, todo parezca obvio, y sólo cuando regresas a la civilización, cuando el cuerpo empieza a regenerarse y la mente a relajarse, te das cuenta de que te invade profundamente una sensación muy dulce, la sensación de haber logrado algo».

Fuente: planetmountain.com

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.