Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
SE APROXIMA ATAQUE FINAL

Relato de Alex Txikon de su ascensión al campo 4 del Everest invernal

Alex Txikon nos relata la ascensión que ha realizado al campo 4 del Everest (7.950 m.) con los sherpas Norbu, Nuri, Furba, Chhepal y Pemba. A su regreso al campo base se muestra muy positivo: "El cuerpo me dice que la siguiente vamos para cumbre. Pronto tendréis noticias del ataque".

Alex Txikon - Lunes, 6 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 00:03h.

Alex Txikon durante la aclimatación para ascender el Everest en invierno y sin oxígeno.
Alex Txikon durante la aclimatación para ascender el Everest en invierno y sin oxígeno. (©Alex Txikon )

Galería Noticia

  • Alex Txikon durante la aclimatación para ascender el Everest en invierno y sin oxígeno. Alex Txikon durante la aclimatación para ascender el Everest en invierno y sin oxígeno.
  • Alex Txikon durante la aclimatación para ascender el Everest en invierno y sin oxígeno. Alex Txikon durante la aclimatación para ascender el Everest en invierno y sin oxígeno.
  • Alex Txikon durante la aclimatación previa al intento ascensión al Everest invernal sin oxígeno (2017) Alex Txikon durante la aclimatación previa al intento ascensión al Everest invernal sin oxígeno (2017)

Partimos del campo base el jueves 2 de febrero, no muy pronto ya que ascender al C2 (6.350 m), se ha convertido en un mero trámite (aunque muy peligroso).

Nos adentramos en la cascada del Khumbu que hace aguas por todos los lados; las secciones peligrosas aumentan. Yo pensé que sería más seguro en invierno, pero cada vez que subimos la cascada se vuelve más difícil, más costosa y más exigente.

Estamos al límite; no nos queda mucho más material ni contamos con los recursos necesarios. Este Everest va a ser muy exigente desde el principio hasta el final; no nos ha venido nada hecho.

En ocho horas llegamos al inexistente C2 (6.350 m.). Dejamos una tienda de campo base muy bien fijada, pero voló. Toca buscarse la vida y ponerse a buscar el material esparramado por la morrena.

Cambiamos el plan. Decidimos descansar el viernes 3 y salir del tirón el sábado 4 a C4. ¡Ay Amatxu Maitia, dónde me estoy metiendo!

"El equilibrio no sirve de nada cuando hace tiempo que te has caído"

El viernes 3 lo pasamos en silencio. Normalmente reímos, bromeamos, pero hoy nadie lo hace; es normal, ya que lo que nos queda por delante va a ser muy duro. Son las seis de la tarde y nos echamos a descansar a los sacos de dormir, de nuevo el silencio; y con el silencio llega el hermoso canto de los gorriones. En el C2 estamos rodeados de gorriones y cuervos, que dan miedo.

23.30 horas. Llega la hora de la verdad; nos juntamos en la tienda grande Norbu, Nuri, Furba, Chhepal, Pemba y yo. Se nota el nerviosismo; el frio aprieta. No sé, pero rondará los 30-35 bajo cero. Nos equipamos y no me entra nada. Estoy algo nervioso; esto de las nocturnas en invierno son palabras mayores; no quiero pasar frio y perder la posibilidad de atacar la cumbre la siguiente rotación.

Partimos hacia el C4 (7.950m). Nadie habla. La noche es oscura, mucho, pero las estrellas brillan.

Yo como siempre no he cambiado las pilas a mi frontal y no veo un carajo, ¡ni que las pilas costaran millones! Soy de los que exprime todo al máximo. Contamos con pocos medios, por ejemplo, me cabrea mucho que cuando estamos en el base quede la mitad de la comida en el plato!

Vamos a muy buen ritmo. Vamos demasiado rápido. Voy pasando el rato pensando mis cosas. ¡Ay Amatxu Maitia!

Nos adentramos en la sección de grietas que no son peligrosas, pero da la casualidad que me cuelo en una; menos mal que me quedé encajado con la mochila ya que ¡la grieta no tenía fondo! Tu cuerpo se encoge, el nerviosismo trata de apoderarse de ti, tu corazón late con mucha más rapidez y tú te ahogas; es lo que sientes. Pemba que venía por detrás me echó un capote y cuando miro el agujero que ha hecho mi cuerpo rompo los bordes y veo una grieta muy peligrosa abovedada y sin fondo; respiro y trato de concentrarme  de nuevo y continuamos hacia la rimaya.

Las tres de la mañana. El frío aprieta mucho más y empieza a soplar el viento; escalamos la rimaya de uno en uno; joer, me quedo helado; miro para arriba y veo una estrella, más hermosa que todas las demás y me pongo como objetivo alcanzarla. La noche es muy dura, por tanto uno tiene que matar el tiempo, motivarse, sentir lo que estás haciendo.

Ya en las primeras cuerdas fijas, trato de escalar con rapidez; que el frío no llegue a mis dedos y miro a esa estrella que por alguna razón que aún desconozco me protege; en una noche como esta, estás tan cerca del cielo que ¡parece que la pueda coger! ¡Seré tolai! ¡Si están a millones de años luz!

Son las cinco de la mañana y estamos en el C3 (7.250m). Ya apenas siento los dedos de los pies, no soy el único. Todos aceleramos el ritmo y vamos lo más rápido que podemos para no helarnos. En una hora, el cielo no es tan oscuro y dejo de ver esa estrella más bonita sobre todas las demás.

Miro valle abajo y me quedo perplejo con el amanecer, probablemente sea uno de los más hermosos amaneceres que mis ojos han visto; la majestuosa estela del Chomolugma, las vistas ... pero a su vez, el amanecer nos castiga, el viento sopla en todas direcciones y el frío gana en intensidad.

Aprieto los dientes y de reojillo miro de vez en cuando hacia el Valle del Silencio y disfruto del amanecer y de las vistas; consigo sacar las fuerzas y la determinación de continuar. A pesar de los riesgos que conlleva, pasamos las bandas amarillas de nuevo.

Hemos aprovechado unos 200 metros de cuerdas viejas repartidas en seis fraccionamientos; se pone muy vertical. Miro hacia el C2 constantemente en el que el sol aún no pega. Son los momentos más duros, el viento nos castiga.

Por fin el sol en el C2; eso quiere decir que son las nueve o diez y estamos a unos 7.800 metros; hemos dejado a nuestra derecha el C4 del Lhotse, aún a la sombra, son ya ocho horas a oscuras primero y en la sombra.

Voy a tirar de recursos y hay uno que nunca falla. Es muy doloroso pero merece la pena: me pongo de rodillas en el suelo y corto la circulación de la sangre durante unos minutos hasta que de repente empiezo a sentir unos calambrazos poco dolorosos; esa es la señal. Entonces me incorporo y la sangre empieza a fluir de nuevo; solo recordar el dolor que pasé, me da cosa; se me caían las lágrimas del dolor, pero cuando el dolor desaparece puedo sentir hasta la planta del pie.

No es hasta las 11 de la mañana que el sol aparece y por fin nos calentamos; flanqueamos por una franja de nieve el espolón y ya vemos el Collado Sur. ¡Por fin! ¡7.950m!

Dejo los 15 kg que porteaba entre tienda, gas, cuerda y arranco para abajo con Chhepal (dependencia bendita; invisible cadena que me ata a la vida; y en momentos oscuros, palmadita en la espalda y ¡ya estoy más seguro!).

Concentración al 200% para el descenso; rapel a rapel, empiezan a caer piedras, sobre todo los últimos 300 metros de fraccionamiento en fraccionamiento. No miro con mis ojos lo que hago, tan solo miro pendiente arriba para evitar que una de esas piedras me abra la cabeza. Último rapel; ¡por fin! Miro arriba y aún no veo a Nurbu, Nuri y Furba. Chhepal y yo cruzamos el glaciar.

Yo mismo me asombro: estoy agotado; si cierro los ojos, ya que me duelen (toda la noche iba sin gafas) y ahora si cierro los ojos para aliviar un poco el dolor, me quedo dormido, aunque sea de pie, y aún saco fuerzas de no sé dónde para recuperar mi segundo trofeo en esta expedición: me gustan las cosas antiguas y en casa ya tengo tres y esta es la segunda botella de oxígeno antigua que recupero.

Está en un penitente a unos cuatro metros del suelo y hago un esfuerzo sobrehumano para recuperarla; acabo derrotado y me quedo sentado, mientras Chhepal me mira atónito pensando ¡qué hostias hará este loco!; Con la soba que nos hemos dado hoy, no creo que sea la única vez que piensa eso de mí

Llegamos al C2 y lo tengo claro; le digo a Chhepal que es mejor bajarse al campo base. No me cree ya que no dice nada; dice que se va a descansar. En 15 minutos tras beber algo me preparo para descender ya que son 25 km hasta el campo base. Y a pesar de estar agotado, con los años aprendes a medir tus fuerzas, así que sabía que podía llegar a no ser que la cascada estuviese colapsada de nuevo.

Dentro de lo que podemos, aquí tratamos de pensar y medir todo, aunque en un reto como este, si de verdad quieres alcanzarlo, toca emplearse al máximo. Y quizás abrimos puertas que no deberíamos abrir.

Comento a Chhepal y me pide el walki; creo que trata de frenarme en mi idea, pero le digo que esté tranquilo. Le digo que en las secciones peligrosas pasamos de uno en uno, ¿verdad? Le digo que voy bien y que es el cumpleaños de Pablo y que no se preocupe.

Son las 14:45. Apretando se puede llegar al anochecer al depósito y es ese el objetivo. Y tan solo pienso en que la cascada no se haya caído. Habría que subir otra vez. Además mañana entrará el viento huracanado por lo que lo mejor es bajarse de aquí cuanto antes.

Siempre me marco pequeños objetivos y los repechos que me faltan me los tengo memorizados, como casi toda la ruta. Por fin en el depósito ya de noche, donde Aitor ha venido con una Coca Cola y nuestra perrita Gatz.

Después a atravesar la morrena en la que vivimos, hasta llegar por fin a campo base, al calor del mejor hogar del mundo en estos momentos. Me siento y caigo, me duelen los pies; las puntas de los dedos agrietados del intenso frío y del trabajo que llevamos realizado; los ojos, los labios, … Estoy hecho un Cristo... 18 horas después, pero feliz.

Una buena cena y una estupenda tarta de cumpleaños para Pablo nos hace sentirnos por unos instantes casi como en casa. Un cumpleaños muy especial que seguramente nunca olvidaremos... Y hoy que escribo esto, una vez más me sorprendo a mí mismo. Apenas he comido nada y he dormido 5 horas; no me siento cansado y el cuerpo me dice que venga, que la siguiente vamos para cumbre. Pronto tendréis noticias del ataque.

 

Ochomilismo invernal

La voz del hielo

Los ochomiles en invierno: mi sueño casi imposible

por Simone Moro

La voz del hielo es un gran relato de motivación y de pasión por la exploración y, en particular, por el ochomilismo invernal.

Información relacionada

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio comprando en la Librería Desnivel tus libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Expediciones

Ver todo Expediciones

+ Libro

  • Alex Honnold con su libro 'Solo en la pared' Reproducir Alex Honnold presenta su libro 'Solo en la pared'

    Coincidimos con Alex Honnold durante su visita al Festiwal Gory de Polonia y le pedimos que nos presentara la edición en español de su libro Solo en la pared.

  • Vía Queroseno (V+), Resquilón, Cantabria. 42 escaladas bellas, fáciles y clásicas

    Seguro que muchos escaladores aficionados tienen dudas a la hora de enfrentarse a vías alpinas en una gran pared. La guía Escaladas fáciles en la Cordillera Cantábrica y Picos de Europa ofrece opciones donde prima la belleza y plasticidad de la montaña por encima de la dificultad.

  • Alex MacIntyre (1954-1982), con el estilo alpino por bandera Reproducir John Porter: “Aunque muriese a los 28, Alex McIntyre vivió una vida más plena que la mayoría”

    Reinhold Messner dijo que Alex McIntyre era el himalayista más puro de los de su generación. Murió a los 28 años en la Sur del Annapurna, pero su compañero John Porter sostiene que tuvo una vida montañera más plena que muchos. El libro Un día como un tigre cuenta su historia.

  • Portada del libro Cartografías nómadas de Olga Blázquez Sánchez Desnivel publica 'Cartografías nómadas', una historia de carne y roca

    Atrévete a adentrarte en el interior de una joven escaladora del montón que solo quiere escalar para conectar con el lado más auténtico de sí misma mientras lidia con las precariedades y las bellezas de la vida real.

  • Portada del libro '1001 consejos de escalada' por Andy Kirkpatrick. Diez consejos para escalar mejor

    Imagina que un alien llega a la Tierra, coloca una sonda en el cerebro de un escalador experimentado como Andy Kirkpatrick y después transforma el contenido en un libro. Eso es 1001 consejos de escalada (y ya está en las librerías).

Ver todo Libro
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com