Buscador
Te encuentras en:
Publicidad
33 ANIVERSARIO

Dhaulagiri y Cho Oyu en menos de un mes: así fue el primer doblete de ochomiles invernales

El polaco Jerzy Kukuczka consiguió dos primeras invernales entre el 21 de enero y el 15 de febrero de 1985: primero el Dhaulagiri y después el Cho Oyu. Hoy se cumplen 33 años del doblete.

Ana Torres/DESNIVEL - Martes, 23 de Enero de 2018 - Actualizado a las 17:46h.

Jerzy Kukuczka
Jerzy Kukuczka

Galería Noticia

  • Jerzy Kukuczka Jerzy Kukuczka

El 15 de febrero de 1985, los polacos Jerzy Kukuczka y Zyga Heinrich repitieron la primera invernal al Cho Oyu —tres días antes lo habían conseguido sus compañeros de expedición Maciej Berbeka y Maciej Pawlikowski—. Era un logro feliz en sí mismo pero, en el caso de Jurek, el hito engordaba por lo que había conseguido 25 días antes: el 21 de enero, él y su compatriota Andrzej Czok se habían apuntado la primera al Dhaulagiri en la estación fría.

Ascender dos ochomiles invernales en una sola temporada fue una tarea difícil no solo por el esfuerzo deportivo, sino por temas tan mundanos como lidiar con los dos grupos que estaban preparando las expediciones, pues ninguno estaba contento de tenerlo solo a medias en su proyecto.

33 años después de aquella aventura, recuperamos la historia pequeña que hubo detrás:

Antes de salir de viaje, Andrzej Zawada, jefe de la expedición al Cho Oyu, albergaba ciertas sospechas respecto a las intenciones de Jurek de hacer doblete, pero no decía nada por el profundo respeto que le tenía, cuenta Bernadette McDonald en el libro Escaladores de la libertad.

Adam Bilczewski, el líder del grupo que intentaría el Dhaulagiri, no era tan complaciente. Las expediciones eran un gran trabajo en equipo que empezaba meses antes de viajar a Nepal y que se prolongaban semanas después de aterrizar para preparar el ataque, no bastaba con estar presente el día de la cima. El dinero también eran un motivo de fricción, por eso "hubo enrevesados debates acerca de quién pagaría los gastos del viaje de Jerzy, puesto que él no había trabajado las horas que le correspondían en las chimeneas de Katowice como el resto de miembros”, escribe McDonald.

"Jerzy era especial. Era un visionario. Estaba intentando cosas que nadie había probado"

A pesar de las reticencias, contar con Jerzy en el equipo era como tener un motor extra en el grupo. En ese momento había ascendido seis ochomiles y peleaba por completar la lista de los Catorce. Su capacidad y determinación eran casi una garantía de éxito.

La expedición del Dhaulagiri partió sin él hacia Nepal, pero Jerzy tenía sus propias fuentes de financiación y no tardó mucho en llegar al país. Primero se reunió en Katmandú con el equipo del Cho Oyu y le contó su plan de ir primero a la otra montaña. Algunos protestaron diciendo que no era justo, pues no iba a contribuir en los trabajos de montar los campamentos de altura y equipar la ruta. Que se uniera a ellos más tarde, con las cosas ya listas, era aprovecharse del trabajo ajeno.

—Yo asumo la responsabilidad de la decisión—decidió Andrzej, el líder—. Puedes ir al Dhaulagiri. Te esperaremos a los pies del Cho Oyu. El plan es interesante, aunque disparatado. Sin embargo, puede que te salga bien...

“Andrzej era capaz de ver más allá del alcance de esa ascensión y de ese equipo. Sabía que Jerzy era especial. Era un visionario. Estaba intentando cosas que nadie había probado. Estaba estableciendo nuevas normas. Andrzej ni soñaría con retenerlo. Era un clásico caso del alumno que supera al maestro, y Andrzej era lo suficientemente maduro como para aceptar (y celebrar) esa realidad”, resume el libro de McDonald.

Dhaulagiri, primer objetivo

En una entrevista publicada en Desnivel 379, Krzystof Wielicki contaba una anécdota para demostrar que Jerzy era un alpinista hecho de piedra. Un año antes se encontraba en el campo base del Broad Peak y lo vio bajar junto a Voytek Kurtyka después de que completasen la travesía de la montaña. “Voytek bajó agotado y se metió en la tienda a dormir durante diez horas. Kukuczka se sentó en la cocina, sacó la sartén, preparó algo y después quiso jugar a las cartas”.

En el Dhaulagiri invernal la bestia Jerzy respondió como solía. Debido a las reuniones y al retraso en los viajes estaba menos aclimatado que sus compañeros, pero consiguió llegar a la cima. El descenso fue duro, pues él y Andrzej Czok se perdieron y necesitaron dos días y tres vivacs para alcanzar la seguridad del campo base.

Andrzej acabó con congelaciones severas en los pies y las manos, así que el equipo se movilizó rápido para evacuarlo a un lugar donde hubiese atención médica. Jerzy tenía otra montaña que subir, y la distancia más corta para llegar a ella no era bajando con sus compañeros, sino atravesando el collado al que llaman French Pass (5.360 m), un espacio nevado de dos kilómetros. "Preparé el macuto y eché a andar. Hacia arriba. Me esperaba el segundo asalto", escribió en el libro Mi mundo vertical.

Cho Oyu, segundo reto

Si quería unirse a su —otros— compañeros, tenía que darse prisa. Era 25 de enero y el permiso para el Cho Oyu terminaba el 15 de febrero. Pero había un contratiempo: se le habían congelado ligeramente los pies durante el descenso del Dhaulagiri y las ampollas, cada vez más grandes, se le habían infectado y le supuraban. Aún así, completó varias jornadas de marcha hasta Pokhara, después llegó a Katmandú en autobús, y más tarde volvió a caminar hasta el campo base del Cho Oyu.

A las 2 del mediodía del 9 de febrero estaba allí. “Jurek, olvidándose de sus pies, rehizo su mochila, se cambió los calcetines y se preparó para salir a primera hora del día siguiente hacia el Campo I”, resume McDonald. “Le acompañó Zyga Heinrich, un escalador polaco sensato y duro que, al igual que Jurek, no le hacía ascos al sufrimiento”.

La mañana del 15 de febrero, el último día de su permiso de ascensión, se despertaron temprano. A las 5:15 p.m. estaban en la cumbre. Así la descibió en su biografía: "El Cho Oyu tenía una cima muy atípica. Una enorme plataforma del tamaño de varios campos de fútbol cuyo final prácticamente no se veía".

Los días que siguieron los pasó recuperando sus pies congelados y la deshidratación, y pensando en su nuevo estatus: "Me habían empezado a tratar como el que seguía a Reinhold Messner, y tenía posibilidades. [...] En realidad, poco podía seguirle, pues para que yo pudiera ganar esta carrera tendría que encerrar a Reinhold en su castillo alpino, y a mí permitirme hacer lo que quisiera en los Himalayas. Pero eso no quería decir que me rindiera. No, para nada. Y es que el fumarse durante un solo invierno dos ochomiles no lo había logrado nadie en toda la historia del alpinismo mundial. Era una proeza, de eso me daba cuenta". 

La edad dorada del himalayismo polaco:

Escaladores de la libertad

La edad de oro del himalayismo polaco

por Bernadette McDonald

Escaladores de la libertad cuenta la historia de un grupo de extraordinarios alpinistas polacos –Jerzy Kukuczka, Voytek Kurtyka, Wanda Rutkiewicz, Krzysztof Wielicki, Andrzej Zawada, Artur Hajzer…– que emergieron bajo el manto de opresión que siguió a la Segunda Guerra Mundial para convertirse en la vanguardia de la escalada en el Himalaya.

La biografía de Jerzy Kukuczka:

Mi mundo vertical por Jerzy Kukuczka

Mi mundo vertical

por Jerzy Kukuczka

La increíble historia de un hombre modesto y familiar, que sueña con las altas cumbres del Himalaya.

Información relacionada

  • 25 años de los Catorce Ochomiles de Jerzy Kukuczka
  • Hoy se cumplen 28 años de la muerte de Jerzy Kukuczka en el Lhotse
  • Revista Desnivel nº379

    En este número: KRZYSZTOF WIELICKI: La estrella del Himalaya. OLVERA: Escalada Deportiva. NANGPAI GOSUM II: Primera de Jost Kobusch. PIRINEOS: Turon de Néouvielle y Trois Conseillers. MATERIAL: Botas de alpinismo.

  • Revista Desnivel nº380

    En este número: EL DOBLE EVEREST DE KILIAN. La sombra de la duda. OPINIÓN. El tiempo de la (des)información. MACIZOS CENTRAL Y OCCIDENTAL. Hielo en Gredos. ESQUÍ DE MONTAÑA. Fuentes Carrionas. VÍAS LARGAS Y EQUIPADAS en Vilanova de Meia. TÉCNICA Remontar una cuerda fija. ACTUALIDAD. Patagonia: apertura en Cerro Adela, liberaciones pedríceras. SEGURIDAD Análisis de accidentes.

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Libro

  • Portada del libro: Soy trailrunner, por Luis Alberto Hernando y Albert Jorquera. 'Soy trailrunner', la biografía de Luis Alberto Hernando

    El subtítulo de este libro «La historia de un campeón del mundo de andar por casa», ya nos dice mucho de lo que vamos a encontrar entre sus páginas y por otro lado nos hace dudar ya que nos es que sea muy común tener en casa un campeón del mundo.Y de eso habla precisamente Soy trailrunner, de lo excepcional y lo cotidiano.

  • Portada de 'Libros de cima, una historia de pasión y conquista' por Òscar Masó García 'Libros de cima', la necesidad de decir que estuvimos arriba

    Libros de cima repasa la historia más reciente de las montañas a partir de los libros de registro que hay en las cumbres. Porque todos los que alguna vez han pisado una han sentido la necesidad de dejar un rastro que dijese “¡Aquí estuve yo!”.

  • Portada del manual Entrenamiento para el nuevo alpinismo. Por Steve House. Practicar el fracaso para escalar mejor

    El reconocido escalador Steve House y el entrenador Scott Johnston han unido sus conocimientos en un manual para rendir mejor en los proyectos que tengamos en la montaña. Además de los músculos y la técnica, también es importante tener bien calibrada la cabeza.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio comprando en la Librería Desnivel tus libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: Twitter | Facebook | Youtube | RSS |