Te encuentras en:
Publicidad
ENTREVISTA A SIMONE MORO EN “AL PRIMER TOQUE”, ONDA CERO

Simone Moro “Con los polacos no hay competición. La única forma de ganar es trabajando juntos”

Inauguramos sección de montaña y aventura en el programa “Al primer toque” de Onda Cero. Será todas las semanas en la madrugada del lunes al martes. Héctor Fernández, director del programa y Darío Rodríguez, director de Desnivel, repasarán juntos la actualidad del mundo de la montaña y de la aventura. Ayer un invitado de lujo: Simone Moro a quien entrevistamos en el campo base del Nanga Parbat.

Martes, 14 de Enero de 2014 - Actualizado a las 15:43h. Escuchar los audios de esta noticia

Simone Moro, 2013
Simone Moro

Galería Noticia

  • Simone Moro, 2013 Simone Moro
  • Desnivel 331. Simone Moro Desnivel 331. Simone Moro
  • Emilio Previtali, David Göttler y Simone Moro, en el CB del Nanga Parbat el 31 de diciembre de 2013 Emilio Previtali, David Göttler y Simone Moro, en el CB del Nanga Parbat el 31 de diciembre de 2013

La entrevista emitida ayer la realizamos el pasado miércoles 8 de enero por la noche (11 de la noche en Pakistán), cuando Simone Moro y sus compañeros de expedición se encontraban descansando en el campo base.

Estos son algunos de los fragmentos más interesantes de la conversación que mantuvimos con Simone Moro y que podeis oir en el audio de "Al primer toque".

“Incluso los servicios secretos pakistaníes están involucrados en cuidar nuestra seguridad”

Sobre la situación en el campo base tras los asesinatos que tuvieron lugar el pasado mes de junio, Simone nos decía: “Aquí la situación está muy tranquila, hay un nivel de seguridad muy alto en el que están involucrados incluso los servicios secretos de Pakistán, y no solo de Pakistán, mirando y controlando todo. Hoy es uno de los primeros días en los que se puede hablar tranquilamente por teléfono satélite, porque incluso hemos tenido problemas para hablar con el teléfono satélite…  que creo se deben a que también están controlando las conversaciones por satélite en la zona. No creo que tengamos problemas, primero porque hace tanto frío que no existe un terrorista que pueda subir en invierno a este lugar, y segundo, porque tenemos quince militares con Kalashnikov que están controlando todos los días, veinticuatro horas, la entrada a este lugar. Se encuentran a solamente una hora de camino de aquí.

“La primera clave para ascender el Nanga Parbat en invierno es tener suerte”

Cuando le preguntamos sobre las claves para conseguir escalar el Nanga Parbat en invierno, Simone responde: “Honestamente, la primera se llama suerte. Suerte con el tiempo, porque si hace bueno, no mucho viento y poca nieve, estoy seguro de que podremos subir a la cumbre. Pero no se puede pelear contra los elementos naturales porque, si llega el viento, es matemáticamente imposible “engañar” el frío en la montaña. También es importante ir rápido. Y para ir rápido necesitas tener una aclimatación buena, y esto significa estar unas dos o tres semanas “subiendo y bajando…subiendo y bajando… subiendo y bajando” a cotas siempre más altas. Creo que debemos dormir aún una noche a siete mil metros, como mínimo, y después ya podremos intentar la cima.

“Con los polacos no hay competición. La única manera de ganar es trabajando juntos”

Respecto a la relación con la expedición polaca, esto es lo que nos cuenta Simone: “Es una relación amistosa y formidable. Ayer invitamos a todos los polacos, que son seis, y estuvimos todos juntos, en nuestra tienda; comimos juntos, cantamos, nos reímos… Compartimos la misma ruta, la misma montaña. Sería una locura competir, porque lo que intentamos es una ascensión histórica, y la única manera de ganar es trabajando juntos. No es una competición; compartimos un mismo sueño y ambición. Ellos no tienen mucho dinero, no tienen mucha organización, la logística de los polacos es muy básica, y por eso nuestra idea es ayudarles con comida, equipo…”.

“En el Himalaya en invierno el concepto de aventura y exploración es total”

Le preguntamos también a Simone del porqué de su pasión por el himalayismo invernal: “No es una forma de ganar. Tampoco de buscar notoriedad y, menos aún, dinero, porque es mucho más fácil perder, que ganar en una expedición invernal.  Lo que es único en el himalayismo invernal es que el concepto de aventura y exploración es total. No es una actividad puramente deportiva, no se trata de provocar el asombro ni la admiración, es una forma de exploración, exactamente como la primera travesía del Hielo Continental, al Polo Sur, al Polo Norte, del gran océano Atlántico… El placer es increíble”.

“La ruta está, por ahora, en buenas condiciones… pero es una ruta muy larga”

También le preguntamos sobre el estado de la ruta: “Está en buenas condiciones. Poca nieve, muy pocas avalanchas, honestamente, en estas condiciones, está bastante segura. Pero es muy, muy larga. Es la ruta más larga de ascensión al Nanga Parbat. Hay que hacer una travesía a 7.400 metros para llegar a la otra cara, a la vertiente del Diamir, para subir por ella los últimos 600 metros hasta la cumbre. Es segura, pero increíblemente larga.

“Ascender al Nanga Parbat en verano es deporte, en invierno es exploración”

Le preguntamos sobre la diferencia entre ascender el Nanga Parbat durante la temporada normal o hacerlo en invierno: “En temporada normal es una actividad deportiva; sin embargo en invierno es exploración. Es totalmente diferente: el gusto, el sabor de explorar algo. Un ejemplo puede ser una intervención quirúrgica en un hospital. Operar una apendicitis es una operación normal, una forma normal de medicina. Sin embargo, descubrir la forma de curar el cáncer es una forma de exploración, porque es algo que nadie ha logrado antes. La esencia es muy distinta”.

“Mi mujer soñó que moría intentando el K2 en invierno”

También le preguntamos a Simone sobre los malos presagios que tuvo en sueños su mujer sobre lo que le iba a ocurrir si marchaba al K2: “Sí, sí, es verdad. No lo cuento por hacer marketing, ocurrió de verdad. Mi mujer me dijo: “Simone, he soñado que ibas a morir si intentabas el K2 en invierno”. En aquel momento me debatía entre dos opciones: ir al K2 o al Nanga Parbat. Y decidí optar por venir al Nanga Parbat porque no me gusta jugar con estos sueños que ha tenido mi esposa”.

“La agresión que sufrimos por parte de los sherpas en el Everest muestra que en montaña puedes encontrar tanto buenas como malas personas”

Le preguntamos sobre la agresión que sufrieron por parte de un grupo de sherpas en el campo 2 del Everest: “Fue una situación loca. Nunca pensé que algún día, en mi vida, pudiera tener este tipo de problemas en el campo 2 de la montaña más alta del mundo. Pero esta es una demostración de que la comunidad de alpinistas, sherpas o no sherpas, no es una comunidad privilegiada o mejor que la comunidad que está a nivel del mar. Somos exactamente igual que todos los hombres de todos los lugares del planeta. Puedes encontrarte con buenas personas o malas personas. Y Ueli y yo hemos tenido la mala suerte de encontrarnos con personas muy malas en el campo 2 del Everest. Es la demostración de que hay locos en todos los lugares del planeta”.

“El Everest tanto en otoño como en invierno es una montaña salvaje”

“En cualquier caso al Everest no lo “matan” las expediciones comerciales. Puede ser una montaña “muerta” solamente en abril o en mayo, cuando el noventa y nueve por ciento de las expediciones comerciales ocupan militarmente, más o menos, toda la montaña. En invierno o en otoño vuelve a ser una montaña muy salvaje”.

“Quiero volver a tener mi propio helicóptero, pero necesito tiempo”

Le preguntamos sobre su helicóptero, que sufrió un accidente a final de temporada, quedó destruido y falleció una persona, y sobre si se plantea tener otro helicóptero y volver al rescate en montaña. “Seguro. El proyecto es regresar a finales de abril a Nepal para volver a trabajar como piloto de helicóptero como llevo haciendo estos años. Probablemente no lo haga con mi propio helicóptero, porque necesito tiempo para volverme a comprar otro helicóptero. No es como comprar un kilo de pan o de pasta: es algo que si gestionas mal te puede cambiar la vida para bien o para mal. El accidente pudo ser la demostración de lo que significa quedarse en la bancarrota. Gracias a dios tenía bien hecho el seguro y ahora, teóricamente, tengo el dinero para comprarme otro helicóptero, pero son muchas cosas las que tengo que hacer, organizar… Así que regreso como piloto la próxima primavera, pero el sueño, el proyecto de volver a hacer rescate con mi propio helicóptero está vivo. Estoy buscando socios para compartir este proyecto tan caro y difícil. Esta es la aventura y la exploración más difícil de mi vida. En este mismo momento, cuando me llamaste, estaba escribiendo mi quinto libro, en el que hablo sobre el proyecto del helicóptero, y de Simone Moro como piloto, no como alpinista”.

“Soñar es gratis, llevar a cabo un proyecto es realizar un sueño”

Nos sorprende su gran capacidad de trabajo: estar en un ochomil en invierno y aún sacar tiempo para escribir; ser alpinista de alto nivel y piloto de helicóptero… ¿De dónde sacas las horas, Simone?. “Me gustan mucho mis sueños, mis proyectos… la diferencia entre un sueño y un proyecto es la energía, lo que hay que hacer; soñar es gratis, no cuesta nada, mientras que cumplir un proyecto es realizar un sueño, y cuesta mucho esfuerzo, mucho trabajo. Ahora, por ejemplo, que estamos descansando en el campo base esperando el buen tiempo, tengo dos opciones: escuchar música, ver una película, o trabajar y escribir un libro. La segunda opción es una manera de realizar otro proyecto. Comunicarme. Un libro es como una pequeña montaña que escalar. Será mi quinto libro”.

 

Recomendamos

Estrellas en el Annapurna

por Simone Moro

Primera obra escrita del alpinista de fama internacional Simone Moro en la que se aventura al relato de sus vivencias durante la dramática expedición invernal al Annapurna en 1997. En ella sus dos compañeros Dimitri Sobolev y Anatoli Bukreev mueren sepultados por una avalancha, mientas Moro, que es arrastrado más de 800 metros, milagrosamente sobrevive.

El dolor de sus terribles heridas es superado por la desesperación que la pérdida de su querido amigo le hace sentir. Por eso Estrellas en el Annapurna es un relato íntimo y directo que nos hará sentir el frío y el cansancio, la soledad y la desesperación, el miedo a la muerte y la alegría de sentirse vivo… Un homenaje a su amor por la montaña y al recuerdo imborrable de un amigo que permanecerá siempre vivo en su corazón.

Si el año 1996 fue el año de la tragedia en el Everest, de la que tanto Bukreev como Krakauer publicaron sus historias, 1997 es el año de la tragedia en el Annapurna. El supervivente fue entonces Bukreev; un año después lo fue su amigo Moro el que nos emociona y nos conmueve.

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Libro

  • Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas'. 2018 'Cartografías nómadas', habitar la cotidianidad de la escalada

    Hablamos con Olga sobre su maravillosa novela Cartografías nómadas que nos propone otra épica relacionada con la montaña, que no tiene como contexto las hazañas heroicas en la blancura de los ochomiles, sino la realidad palpable que conforma el mundo que pisamos donde, un insignificante V+, puede convertirse en La Aventura, con mayúsculas.

  • Portada del libro: Que mi gente vaya a hacer surf, por Yvon Chouinard 'Que mi gente vaya a hacer surf': el manual para conseguir empleados felices

    La intención de Yvon Chouinard cuando escribió Que mi gente vaya a hacer surf fue crear un manual filosófico para los empleados de la empresa Patagonia. Nunca imaginó que este simple libro se traduciría a varios idiomas y que diez años más tarde seguiría sumando contenido.

  • Portada del libro: Esquiar con los pies, por Carlos Guerrero Castillo Carlos Guerrero: “El esquí vive un momento dulce que hay que disfrutar”

    Esquiar con los pies es una alternativa a los manuales que se enredan en minuciosas descripciones mecánicas y olvidan explicar cómo se enseña y cómo se aprende a esquiar. Con la cuarta edición recién estrenada, hablamos con Carlos Guerrero, su autor.

     

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio comprando en la Librería Desnivel tus libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |