Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
Entrevista. 20 años en las montañas más altas de la península

Ansi Moslero y Rafael Quintero, guardas del refugio Poqueira

El Poqueira, el refugio que marcó un antes y un después en la práctica del montañismo en Sierra Nevada, ha cumplido veinte años. Desde su inauguración, Ansi Moslero y Rafael Quintero han estado al frente de esta instalación que se ha convertido en su cas y en su modo de vida. Cuatro lustros que han superado a fuerza de “paciencia, austeridad y tesón”.

Lunes, 8 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 12:06h.

Ansi Moslero y Rafael Quintero, guardas del refugio Poqueira.
Ansi Moslero y Rafael Quintero, guardas del refugio Poqueira.

Galería Noticia

  • Ansi Moslero y Rafael Quintero, guardas del refugio Poqueira. Ansi Moslero y Rafael Quintero, guardas del refugio Poqueira.
  • Refugio Poqueira Refugio Poqueira
  • Refugio Poqueira Refugio Poqueira
  • Interior del refugio Poqueira Interior del refugio Poqueira
  • Refugio Poqueira Refugio Poqueira
  • Refugio Poqueira Refugio Poqueira
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Veinte años ¿no son nada, como dice el tango, o por el contrario es mucho?
Como todo, depende del cristal con que se mire. Ccronológicamente ha supuesto más de media vida, ya que llegamos aquí rondando los treinta años, y hoy peinamos canas. Sin embargo, si te refieres a si se nos han hecho largos cual condena, te diríamos que para nada. Volveríamos a hacerlo.

¿En algún momento os ha rondado por la cabeza mandar a paseo el refugio?
Para nada ha estado nunca en nuestro sentir abandonar esta vida. Y decimos vida y no trabajo o refugio, porque de lo primero que nos dimos cuenta al llegar aquí, fue de que si la sierra y los gestores del refugio nos lo permitían, esto no sería un trabajo sino una forma de vida. Para nosotros, el refugio siempre fue una apuesta de futuro a pesar de que cuando comenzamos, no tuvimos las cosas fáciles. El comienzo fue duro y mucha gente no daba un duro por nosotros.

¿Es el oficio de guarda tal y cómo lo habíais imaginado?
Teníamos una ligera idea, y digo ligera, porque no creo que nadie que no haya sido guarda pueda decir que sabe lo que supone esta vida por muchos refugios que hayas visitado. No creo que ninguna profesión, y mucho menos una que se convierte en forma de vida, se pueda conocer en profundidad salvo que la vivas en todos sus aspectos.

Poqueira es fruto de un plan que preveía construir cinco refugios. Del plan sólo se cumplió el derribo del Félix Méndez en Río Seco y la construcción del Poqueira y del Postero Alto. ¿Qué pasó?
En la década de los ochenta surgió la necesidad de modernizar los refugios existentes y construir otros nuevos en todo el país y en 1991 nació el Primer Plan Nacional de Refugios de Montaña. De éste se derivó el Plan de Refugios de Sierra Nevada que preveía eliminar construcciones situadas a más de tres mil metros, potenciando un “montañismo vertical”. Fue la declaración de Sierra Nevada como parque Nacional en 1999 lo que dio un giro a este plan, dadas las restricciones implícitas en dicha declaración.

¿Cómo os afectó  la declaración de Parque Nacional?
Siempre hemos pensado que tanto a nosotros como a los pueblos, el espacio protegido sólo puede beneficiarnos. Es más, ojalá esa declaración hubiera llegado antes. Sierra Nevada lo merecía y nosotros como guardas no podemos hacer más que alabar esa declaración. Estas instalaciones están en pleno corazón del parque nacional y son parte de él, no son ninguna isla. El refugio es parque, y si la protección y conservación tienen un precio, bienvenido sea. Nuestra relación con la dirección del parque, con Javier Sánchez en concreto, es buena. Nos ha escuchado y entiendo que, en la medida de sus posibilidades, nos ha apoyado y ayudado en los momentos precisos. 

¿Cómo han soportado las instalaciones estos veinte años? ¿Necesita reformas o sigue siendo un refugio “moderno”?
Estamos convencidos de que el Poqueira nos sobrevivirá si de su solidez depende, pero también es cierto que es un edificio que no sólo necesita de mimos, que sin duda son importantes, sino también de intervenciones integrales que lo adecuen y consoliden como una instalación deportiva de alta montaña del siglo XXI, y estamos seguros que los organismos competentes  también lo reconocen así y más pronto que tarde, las realizaran.

Os gusta referiros al refugio como instalación deportiva…
Sí, porque consideramos que es la forma más adecuada y que más honor hace a las auténticas funciones que hoy en día cumplen, sin olvidar esa definición coloquial y bucólica que a todos nos gusta de “refugio”. Estas instalaciones no sólo cumplen su principal cometido de refugiar y prestar ayuda las 24 horas al día, 365 días al año, sino que también facilitan la práctica deportiva en alta montaña, aportando seguridad, gestiona residuos y da servicios básicos, incentiva el respeto, conocimiento y disfrute de un entorno único y sensible, es escuela de montañismo y  vida sana, sirve de punto de apoyo a los servicios de rescate, facilita las comunicaciones e información de previsiones meteorológicas, es utilizada para investigaciones científicas, entrenamiento a deportistas de elite, etcétera. Lo más importante y que engloba todo lo anterior y muchas más cosas, es que son unas instalaciones de utilidad pública, razón de más para cuidarlas pues son de todos y para todos. 

El Poqueira tiene fama –y doy fe de ello– de dar unas cenas y desayunos abundantes y de excelente calidad. ¿Os preparasteis para ello?
Hace veinte años te podías preparar para gestionar una cocina de restaurante pero no para gestionar la cocina de un refugio, con sus provisiones, fechas de caducidad, porteos, congelados, perecederos, menús equilibrados y un montón de cosas más. ¿Para qué nos vamos a engañar? Aprendimos a golpes. Lo que nos ayudó fue tener mucho tiempo libre, pues en los primeros cinco años pasábamos días, semanas e incluso más de un mes sin ver a un alma, y diez montañeros de golpe en un puente, nos parecía una multitud. Así que tiempo, lo que es tiempo, sí que tuvimos para practicar con aquellos primeros montañeros a los que aprovecho ahora para pedirles disculpas por nuestros errores.

Por nuestra parte, durante todo este tiempo hemos hecho todo lo posible por superarnos y mejorar en lo que consideramos es nuestra principal función, ya que lo que más valoran los montañeros de hoy es la limpieza, comer y dormir bien, y que te atiendan con amabilidad y te ayuden e informen cuando lo necesitas. En 2007 obtuvimos la titulación de Guardas de Refugio de la Universidad de Toulouse por medio de un programa de la Universidad de Zaragoza, siendo actualmente los únicos guardas andaluces con esta titulación. 

Mantenimiento, aprovisionamiento, economía, usuarios… ¿cuál de estos factores es el que más quebraderos de cabeza os da?
Todos son complejos  y con todos hay que quebrarse la cabeza pues son tan necesarios individualmente como complementarios entre sí, ya que sin un buen mantenimiento fallarían los servicios a los usuarios, la conservación de las provisiones e incluso el propio edificio, así como sin una minuciosa estrategia de provisiones, fallaría la economía o la misma cocina, pues aquí no podemos utilizar helicóptero debido al elevado coste, y el porteo con mulos “humanos” y animales es limitado.

Cuatro lustros en la montaña  da para ser cronistas de la evolución del montañismo. ¿Notáis muchas diferencias entre el montañero de 1997 y el del 2017?
Sin duda las hay ¿como no? Los montañeros son un colectivo que forma parte de la sociedad, y, como ésta, también han evolucionado. En nuestra opinión, se puede hablar de cambios cualitativos y cuantitativos. Antes, la gente se iniciaba de la mano de un amigo con más experiencia, y hoy en día gracias al aumento de guías y cursos de formación, muchos lo hacen por estos medios. Esto no quita que también veamos continuamente gente muy despistada, sin amigos “mayores”, ni guías, ni material de montaña, eso sí, con dos buenos ángeles de la guarda, uno que traen ellos ya de casa, y otro que es el Grupo de Montaña de la Guardia Civil de Granada y la Unidad Aérea. En cuanto al aspecto más personal, sí es cierto que el aumento del número de practicantes hace que se confundan dentro de un colectivo tradicionalmente respetuoso y solidario personas que no lo son tanto. Quizás esa sea la cruz de la moneda que ahora circula debido al evidente boom de la aventura en el medio natural.

Y también para opinar sobre si nieva más o menos que antes.
No, para nada. Nosotros sólo podemos hablar de nuestra sensación, y ésta es que cada año que pasa es diferente. Igual un año tenemos tanta nieve que no damos a basto con la pala para quitarla, que al año siguiente nos comemos las uvas sin que haya caído aún el primer copo. Hablar de clima es hablar de palabras mayores, y mucho más tratándose del clima mediterráneo, que se caracteriza precisamente por su alta variabilidad.  Desde el año 2004, el Grupo de Dinámica Fluvial e Hidrología  de las Universidades de Granada y Córdoba  viene realizando en el Poqueira campañas de campo para medir las propiedades de la nieve en Sierra Nevada. Y a pesar de los años transcurridos es muy difícil hablar de tendencias. Se requieren un mínimo de cuarenta años para obtener conclusiones sólidas, por lo que de momento, nosotros seguiremos hablando de sensaciones y comparándolas con los interesantes gráficos que el GDFA publica en su web.
Y para acumular un montón de anécdotas y experiencias. Contad una buena y otra no tan buena
Creo que cualquier guarda de refugio coincidirá con nosotros en que las peores experiencias son aquellas en las que se producen accidentes pero sus protagonistas merecen el respeto de la intimidad. Una anécdota no muy agradable que siempre contamos es nuestro primer invierno: cayó tanta nieve encima del reluciente refugio que estuvimos bastante tiempo saliendo por los balcones de la primera planta. Entonces conocimos a nuestra buena amiga, “La Pala”. Y otra, y con esta sí que nos estuvimos riendo un tiempo, fue cuando llegó al refugio un oriental al que no entendíamos. Le explicamos mediante mímica donde se dormía y le entregamos la llave de su taquilla. Pasado no más de un minuto bajó muy enfadado y nos indicó que lo acompañáramos, y delante de su taquilla abierta nos hizo entender muy enojado que allí él no cabía. En cuanto pudimos, compramos un diccionario español-chino de frases para viajar.

Tomás Fernández, el veterano guarda del refugio del Naranjo de Bulnes asegura que un guarda ha de tener necesariamente un carácter muy fuerte. ¿Es vuestro caso?
Coincidimos con Tomás. Un refugio es una instalación deportiva de montaña que acoge a muchas personas en un reducido espacio y no un hotel, y a veces hay que imponerse con seriedad y educada contundencia para hacer entender a algunas personas que su libertad termina donde comienzan los derechos de los demás, y esto en ocasiones se confunde con mal carácter o antipatía. Por cierto, esto ocurre cada vez más por lo amplio que es el abanico de personas que acogemos, cada uno con su particular opinión de lo que es un refugio y para lo que sirve, algo que no todo el mundo tiene claro.

¿Es Sierra Nevada una montaña “especial”?
De la cumbre del Mulhacén al mar en línea recta hay treinta y cuatro kilómetros. Esto, entre otras cosas, hace que Sierra Nevada sea especialmente ventosa y que las tormentas entren rápidamente. Sin embargo, lo que la hace más diferente es que por ser el sistema montañoso más meridional de Europa, con muchas más horas de insolación, de modo que la nieve está sometida a oscilaciones térmicas diarias extremas.Es más que habitual que la nieve se funda en cotas altas a lo largo del día tanto en primavera como en invierno, para volver a congelarse por la noche. Incluso puede llover en pleno mes de enero o febrero que aceleran la fusión, seguidas de nuevos episodios fríos y nivosos en abril o mayo. Las altas temperaturas hacen que la cota de nieve suela ser más alta que en otras cadenas montañosas. Por otra parte, las vistas del mar en los días claros, la silueta del Rif en el horizonte y nuestros días soleados, hacen de estas montañas un lugar único.

El refugio lo gestionáis vosotros dos como guardas titulares ¿Cómo os organizáis? ¿Hay alguien más que os ayude a llevarlo? ¿Cómo es la convivencia?
La forma de organizarnos ha ido cambiando según han cambiado diferentes aspectos tanto personales como profesionales, aunque desde el primer día una cosa ha estado por encima de todo y ha sido que el refugio tendría que estar permanentemente abierto y con nosotros al frente. En los primeros años recibimos poca ayuda y aún menos si costaba dinero. Con el tiempo fue cambiando a medida que aumentaba la ocupación y tras veinte años de esfuerzo nos podemos permitir ser un equipo de cinco personas fijas y algún eventual para los puentes y festivos, aparte de los abnegados amigos a los que cargar en los porteos. Y en cuanto a la convivencia, te podría decir que es muy enriquecedora, aunque no es tan bonito cuando la escasez de comodidades, la dureza del entorno o la estrechez te obliga a dormir donde sea, o  no te puedes duchar en varios días porque se congeló el agua.       

En el 2016 pernoctaron en el Poqueira 10.268 personas. Así dicho parece que es un buen negocio…
Esto no es un negocio, pues si así fuera cerraríamos en temporada baja o en días entre semana para hacerlo rentable cien por cien. Todo el año, incluso cuando la ocupación es escasa, estamos al pie del cañón.  Esto implica un coste muy alto en seguridad social, nóminas y gastos de todo tipo, que muchos  no ven. Para mí la pregunta no es si es o no es un buen negocio, sino si se puede vivir de ello, y la respuesta es sí… siempre que no pretendas tener una jornada laboral de cuarenta horas semanales.

Una guía que recoge una interesantísima idea

Pirineos. 20 refugios - 40 cumbres

por Jekaterina Nikitina ; Víctor Riverola

He aquí una guía que recoge una interesantísima idea: hacer de los refugios del Pirineo el punto de partida de nuestras ascensiones.Los itinerarios que se describen en estas páginas recorren gran parte de los principales macizos del Pirineo por caminos y senderos que en muchas ocasiones se alejan de las rutas clásicas.

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Excursionistas

Ver todo Excursionistas

+ Libro

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com