Buscador
Publicidad
Girona

Bosques de Costabona y sus joyas románicas

La vertiente oriental del Costabona, el primer dosmil llegando desde el Mediterráneo, conserva una importante masa forestal de caducifolios que permite disfrutar de la estación.

Jordi Longás - Martes, 19 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 07:58h.

El camino de Espinavell a Molló atraviesa un colorido bosque mixto que puede disfrutarse en Costabona.
El camino de Espinavell a Molló atraviesa un colorido bosque mixto que puede disfrutarse en Costabona. (Jordi Longás)

Galería Noticia

  • El camino de Espinavell a Molló atraviesa un colorido bosque mixto que puede disfrutarse en Costabona. El camino de Espinavell a Molló atraviesa un colorido bosque mixto que puede disfrutarse en Costabona.
  • Imagen de la vegetación de los bosques de Costabona. Imagen de la vegetación de los bosques de Costabona.
  • Llegada a la cima del Costabona en una clara y fresca mañana otoñal. Llegada a la cima del Costabona en una clara y fresca mañana otoñal.
  • El vivac de Costabona, a una hora de la cima, es un austero pero entrañable refugio. El vivac de Costabona, a una hora de la cima, es un austero pero entrañable refugio.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

La carretera de Camprodón al collado de Ares, angosto paso a Francia y a la vertiente oriental del Canigó, discurre por un variado y colorido bosque mixto, la primera o última gran mancha de color de la cordillera pirenaica, según se mire. A pesar de esta singularidad, el lugar tiene tendencia a pasar desapercibido, sometido al aislamiento que para el imaginario excursionista supone crecer entre los frondosos pinares del valle del Ter y los encinares de la Garrotxa.

Lo habitual para la mayoría de aficionados que se acercan a este extremo del Pirineo es adentrarse hacia Setcases y al circo de Vallter, base de numerosas rutas incluida la más normal al Costabona, olvidando este rincón en el que se asientan los bellos pueblecitos de Molló y Espinavell.

En este paraje un poco alternativo y sobre la misma base de recorrido, proponemos hasta tres posibilidades de excursión, a gusto del consumidor. La ruta base asciende al Puig Sistra y conecta mediante un recorrido circular los dos pueblos referidos. Es la caminata esencialmente otoñal. Sin demasiadas prisas puede ocuparnos media jornada y, a condición de madrugar, se podrá cerrar con una comida festiva en alguna fonda del lugar. Seguro que en el menú no faltarán las setas.

Con espíritu más deportivo puede ascenderse el Costabona, un “pico de vacas”, sí, pero de importantes dimensiones y con una prolongada y dura pendiente final. En una jornada la propuesta es retadora, muy al uso de lo que gusta a los corredores de montaña. Y para los amantes del romanticismo montañero, como es mi caso, pueden dedicarse dos días haciendo pernocta en un austero refugio vivac.

A poco que la meteorología acompañe nos traeremos para el recuerdo vistas de la puesta de sol y el mar, además del sabor plácido de las montañas sin fama.

Itinerario

Dirigirse a lo alto de Molló. Después del torrente de la Font Vella, seguir la carreterita que atraviesa el barrio o urbanización el Bertran hasta salir a una pista, y luego camino de herradura (señales GR11). Pasar junto a la ermita de Santa Magdalena y seguir ascendiendo, siguiendo el cordal, con bonitas vistas sobre los hayedos y el Canigó. Manteniendo la misma dirección se alcanza la cadena principal que no abandonaremos, divisoria entre el Ritort y el río Ter. Se pasa por Puig Moscós (1.739 m) para continuar hasta las laderas del Puig Sistra (1.990 m).

Es recomendable atravesar en ascenso la ladera oriental hasta salir a la arista que conecta con el Costabona. Entre pinos (S) se alcanza la modesta cima. Descender de nuevo cerca de 150 metros hasta retomar el camino de ascenso y seguirlo hacia el norte atravesando toda la ladera. Llegando a la pista que conecta Espinavell con Setcases, descender hasta un refugio forestal, claramente visible.

Continuar descendiendo, atajando la pista. Para evitar un gran rodeo de la pista puede seguirse un camino de herradura, no siempre bien definido, que lleva a la masía de la Gresa y luego Espinavell. Por carretera descenderemos hacia la C-38 (carretera a Coll d’Ares) y antes del cruce, con indicaciones y señales de pintura, tomamos a la derecha un camino que asciende casi 80 metros y manteniendo altura inicia una larga travesía de la falda de la montaña. Entre pastos y notables abedules y cerezos se sale a las inmediaciones de la iglesia de Santa Cecilia de Molló.

Guía práctica

  • Situación: comarca de Ripollés, al norte de la provincia de Girona.
  • Punto de partida y llegada: Molló (1.180 m).
  • Cómo llegar: carretera Ripoll  a Camprodón y Coll d’Ares (C-38).
  • Dificultad: media, con buen camino aunque no debe despreciarse el desnivel y la distancia recorrida.
  • Desnivel: 890 m. Longitud: 17 km.
  • Tiempo: 5-6 h.
  • Cartografía: Costabona – Alt Vall de Ter (1:25.000). Editorial Alpina.
  • Información turística: cámpings y alojamientos en Camprodón y otros pueblos del valle del Ter. Excelentes embutidos. Singular y bellísimo románico en Beget, Llanars, Molló y Camprodón. Información completa de servicios en www.valldecamprodon.org

Ruta ampliada

Ascensión al Costabona (1.285 m de desnivel y 9-10 horas). En la base del Puig Sistra continuar hasta la pista indicada y, en lugar de descender, subir hasta la collada Fonda. Desde allí parte un camino que se encarama por el amplio lomo del cordal hasta alcanzar la cima del Costabona (2.465 m). Sobre la cota 2.150 puede abandonarse el cordal para seguir a la izquierda (oeste) el camino horizontal que atraviesa la ladera de fuerte pendiente y lleva al refugio vivac de Costabona (capacidad para 12-15 personas, con fuente en las inmediaciones). Se desciende por el mismo camino de ascenso o por la vuelta de Espinavell (se alarga una hora).

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.
Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Volver a portadilla

+ Excursiones otoñales

Ver todo Excursiones otoñales

+ Libro

  • Portada del libro Mi deuda con el paraíso. Vida e ilusión del Duque de los Abruzos. Por Ricardo Martínez Llorca Mi deuda con el paraíso. Vida e ilusión del Duque de los Abruzos

    Luis Amadeo de Saboya, Duque de los Abruzos, es uno de los grandes representantes de la generación de exploradores que ampliaron el espectro de la belleza del mundo. Ricardo Martínez Llorca ha escrito "Mi deuda con el paraíso. Vida e ilusión del Duque de los Abruzzos", una novela que repasa, con un toque de ficción, su intensa vida, donde la aventura y los ideales siempre estuvieron presentes.

  • Portada del libro: Push, por Tommy Caldwell. La aventura de un escalador más allá de los límites 'Push', de Tommy Caldwell, la vida de un escalador más allá de los límites

    Forcejeos, zarpazos, percances y logros. La autobiografía de Tommy Caldwell se pasea por los episodios singulares de la vida de este escalador de talento inusual. Ediciones Desnivel acaba de publicarla en castellano bajo el título Push. La aventura de un escalador más allá de los límites.

  • K2 por su vertiente China La cita con la cumbre de Juanjo San Sebastián y Atxo Apellaniz en el K2 (1994)

    Ayer 10 de agosto fue el aniversario de la muerte en el K2 (1994) de Atxo Apellaniz. Su compañero Juanjo San Sebastián lo intentó todo para salvarle. No fue posible pero esta tragedia dio vida a uno de los libros de montaña más bellos: "Cita con la cumbre". Un libro en el que Juanjo va más allá del relato de lo ocurrido en el K2 para profundizar en algunos de los aspectos esenciales de nuestra existencia y del porqué escalamos montañas.

Ver todo Libro
Siguenos en: Twitter | Facebook | Youtube | RSS |