Buscador
Te encuentras en:
Publicidad
MÍNIMO PESO, máxima nutrición

Alimentos liofilizados, cuando el peso de la mochila es un problema

El peso de la mochila es un problema cuando debes caminar mucho y durante mucho tiempo en plena autonomía. Ropa, un pequeño botiquín, agua, material técnico en algunos casos… se trata de cargar aquello que es imprescindible. Y la comida, depende de la aventura en que estemos metidos, puede suponer un lastre que tenemos que intentar reducir también al máximo.

Álex Pérez Caballero - Lunes, 30 de Abril de 2018 - Actualizado a las 09:00h.

Tanto en los supermercados como en algunas tiendas de deportes se pueden encontrar una gran variedad de productos liofilizados total o parcialmente.
Tanto en los supermercados como en algunas tiendas de deportes se pueden encontrar una gran variedad de productos liofilizados total o parcialmente.

Galería Noticia

  • Tanto en los supermercados como en algunas tiendas de deportes se pueden encontrar una gran variedad de productos liofilizados total o parcialmente. Tanto en los supermercados como en algunas tiendas de deportes se pueden encontrar una gran variedad de productos liofilizados total o parcialmente.
  • Mínimo peso, máxima nutrición Mínimo peso, máxima nutrición
  • Mínimo peso, máxima nutrición Mínimo peso, máxima nutrición

En algunas actividades outdoor el peso de la comida se lleva al máximo extremo. En un reto deportivo como el Maraton des Sables, por ejemplo, hay que llevar encima toda la comida que se consumirá en los seis días que dura esta carrera por etapas. El agua la aporta la organización pero la comida la llevas tú encima.

¿Qué es un liofilizado?

La liofilización es un proceso por el cual se elimina todo el agua de los alimentos sin perder sus cualidades nutritivas, o casi: minerales, proteínas, grasas, etcétera. Si tenemos en cuenta que la carne tiene alrededor de un ochenta por ciento de agua, que el porcentaje en una manzana es del ochenta y seis por ciento y que incluso la pasta seca es un diez por ciento de líquido elemento, es fácil suponer que eliminar o reducir esa agua significa disminuir el peso del alimento y, lo que también es muy importante, alargar el tiempo de conservación, porque la acción bacteriana y otros procesos biológicos que deterioran los alimentos dependen mucho de la concentración de agua que estos contienen.

Esto no es algo nuevo: desde tiempos inmemoriales, el hombre ha secado de forma natural pescado, carne, semillas y frutas para conservarlas y consumirlas en los meses sin producción o escasez, o para utilizarlo en las migraciones o en los viajes de exploración. Las judías, garbanzos y lentejas son un claro ejemplo de alimentos secos de origen vegetal. La cecina y la mojama lo son de origen animal.

Así pues, la liofilización no es otra cosa que una desecación "a lo bruto", rápida y contundente, que se hace por medios industriales. El proceso consiste en congelar un alimento muy rápidamente, y después, en unas condiciones especiales de presión y temperatura, proceder a una rapidísima sublimación de su agua. Sublimar, como recordaremos de nuestras clases de química del instituto, es pasar directamente un elemento en estado sólido a estado gaseoso, en este caso, de hielo a vapor, sin que el agua pase por la fase líquida, como sería lo normal. Este proceso se conoce como deshidratación, y se consigue de forma natural (sol y viento) o mediante hornos y aparatos especiales que se pueden comprar fácilmente. La liofilización, al ser más rápida, permite que el arrastre de nutrientes que ocurre en una deshidratación convencional apenas se produzca, conserva prácticamente todo el sabor de los alimentos y apenas desfavorece su textura natural al ser rehidratado.

La liofilización, al ser más rápida, el arrastre de nutrientes que ocurre en una deshidratación convencional apenas se produzce

Los alimentos liofilizados ofrecen una textura crujiente, mientras que los deshidratados tienen una textura más blanda o flexible. En cuanto a la conservación, estando en ambos casos hablando de los productos convenientemente envasados, los deshidratados suelen conservar sus cualidades un año aproximadamente, mientras que los liofilizados pueden almacenarse y conservarse por un periodo más largo, siempre que se mantenga el envase herméticamente cerrado para que no absorban humedad.

En el día a día

Hoy en día los liofilizados forman parte de la vida diaria y ni nos damos cuenta. En cualquier supermercado se pueden encontrar muchos preparados alimenticios que han recurrido a la liofilización. Quizás el caso más claro el del café, el té y los extractos de cereales malteados solubles. Todos sabemos que sólo hay que añadir agua caliente o fría para utilizarlos.

O el socorrido puré de patata y los sopinstant, o los cada vez más abundantes Yatekomo y similares que contienen pasta deshidratada y preparados liofilizados de vegetales y carne (la llegada a los supermercados españoles en la década de los ochenta del pasado siglo de los “bolinos”, unos vasos de plástico que contenían pasta, puré de patata y otros alimentos y en los que sólo había que añadir agua caliente para prepararlos, supuso una verdadera revolución en la alimentación montañera, basada hasta entonces en el embutido y la lata de fabada).

Conserva prácticamente todo el sabor de los alimentos y apenas desfavorece su textura natural al ser rehidratado.

También encontraremos frutas y hortalizas para su consumo directo como snacks o para preparar platos cocinados y ensaladas: fresas, frutos rojos, calabaza, patata, remolacha, manzana, tomate, yuca, plátano…

Aparte de los productos antes mencionados, existen otros preparados alimenticios más elaborados para uso deportivo. En el ámbito de la montaña y la navegación marítima ya hace tiempo que se utilizan unos sobres que se rellenan de agua caliente y, tras unos pocos minutos, se reconstruyen normalmente con forma de puré o crema, que se asemeja mucho a lo que podría ser un plato convencional.

Con cien gramos de producto y añadiendo 350 mililitros de agua, obtenemos unos 450 gramos de comida reconstruida. Podemos encontrar platos Los alimentos liofilizados primero se congelan a muy baja temperatura y después se calientan rápidamente. tan variopintos como taboulé con verduras, pollo con arroz, pasta con tomate, goulash, risotto, paella… Evidentemente, los liofilizados pueden ser una buena solución para disfrutar a tope de nuestras aventuras de largo recorrido sin quedar aplastados por el peso de la comida.

Comida de astronautas

Aunque parezca un proceso muy moderno, la liofilización natural existe desde la antigüedad. En los Andes, los incas dejaban que los alimentos se congelasen durante la noche y después los dejaban al sol. La fuerte radiación a elevada altitud y la baja presión atmosférica provocaban la sublimación del agua que se había congelado. La liofilización aplicada a la alimentación se vio muy favorecida por la carrera espacial, especialmente con las largas estancias en las estaciones orbitales, pues había que conseguir que los astronautas comieran bien y equilibradamente pero reduciendo al máximo el peso de los alimentos que había que transportar al espacio.

Cómo empezar a viajar en bicicleta

Viajar en bici

Manual práctico de cicloturismo de alforjas

por Alicia Urrea ; Álvaro Martín

Este manual está pensado para intentar explicarte qué debes tener en cuenta para empezar a viajar en bicicleta. Incluye todo tipo de información para planificar tu primera ruta. Desde cómo diseñar tu ruta, cosas a tener en cuenta dependiendo de los diferentes compañeros de viaje, a cómo elegir o preparar la bicicleta, pasando por el tipo de equipamiento necesario. Finalmente la última parte del manual se dedica al día a día de la ruta: días de calor, frío o viento en contra, alimentación en ruta o cómo buscar dónde dormir.

Información relacionada

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Excursionismo

Ver todo Excursionismo

+ Libro

  • Portada de 'Libros de cima, una historia de pasión y conquista' por Òscar Masó García 'Libros de cima', la necesidad de decir que estuvimos arriba

    Libros de cima repasa la historia más reciente de las montañas a partir de los libros de registro que hay en las cumbres. Porque todos los que alguna vez han pisado una han sentido la necesidad de dejar un rastro que dijese “¡Aquí estuve yo!”.

  • Portada del manual Entrenamiento para el nuevo alpinismo. Por Steve House. Practicar el fracaso para escalar mejor

    El reconocido escalador Steve House y el entrenador Scott Johnston han unido sus conocimientos en un manual para rendir mejor en los proyectos que tengamos en la montaña. Además de los músculos y la técnica, también es importante tener bien calibrada la cabeza.

  • Portada del manual Entrenamiento para el nuevo alpinismo. Por Steve House. La diferencia entre potencia y trabajo durante una actividad en montaña

    La potencia es el ritmo al que se hace una actividad, también llamada trabajo, y para entrenarla es necesario preparar ejercicios específicos. Parece sencillo, pero son muchos los que meten la pata. El entrenador Tony Yaniro confiesa lo que le ocurrió hace años.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio comprando en la Librería Desnivel tus libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: Twitter | Facebook | Youtube | RSS |