Buscador
Te encuentras en:
Publicidad
Entrevista a Olga Blázquez Sánchez

'Cartografías nómadas', habitar la cotidianidad de la escalada

Hablamos con Olga sobre su maravillosa novela Cartografías nómadas que nos propone otra épica relacionada con la montaña, que no tiene como contexto las hazañas heroicas en la blancura de los ochomiles, sino la realidad palpable que conforma el mundo que pisamos donde, un insignificante V+, puede convertirse en La Aventura, con mayúsculas.

Pati Blasco/ Desnivel.com - Miércoles, 17 de Enero de 2018 - Actualizado a las 11:44h.

Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas'. 2018
Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas' (© Olga Blázquez)

Galería Noticia

  • Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas'. 2018 Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas'
  • Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas'. 2018 Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas'
  • Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas'. 2018 Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas'

Hablamos con Olga sobre su maravillosa novela Cartografías nómadas que nos propone otra épica relacionada con la montaña, que no tiene como contexto las hazañas heroicas en la blancura de los ochomiles, sino la realidad palpable que conforma el mundo que pisamos donde, un insignificante V+, puede convertirse en La Aventura, con mayúsculas. Un libro que habla de lo cotidiano, cuyas páginas están repletas de personajes que dudan, se lesionan, caen, enferman y para los cuales raramente se escriben novelas. Según la autora este libro va dirigido a gente que quiera replantearse el modo en el vivencia la escalada « A gente que quiera reflexionar sobre el postureo que solemos reproducir cuando practicamos algunos deportes. Para, así, volver a pisar el suelo».

También conversamos sobre el oficio de escribir y nos confiesa que lo que a ella le gusta «no es un género determinado, sino ponerme a escribir, ponerme a la tarea, desarrollar la práctica».

Olga nació el mismo año en el que cayó el muro de Berlín, así que, de algún modo, su historia ya comienza con una pared como telón de fondo. Estudió Filología Árabe, para luego pasarse a las artes escénicas y, finalmente, empezar un doctorado sobre espacios fronterizos y muros. A los veintidós años, e intuyendo que los obstáculos verticales en general la iban a acompañar siempre, empezó a escalar, aunque ya había empezado a flirtear con las piedras de niña, en algún campamento de verano y durante los viajes al pueblo. Asegura que «Cuando escalo, pienso con una rodilla, me muevo con una idea. El cuerpo adquiere una dimensión brutal, lo acapara todo, como no puede ser de otro modo». Ahora la verticalidad es su segunda casa, y cuando se cansa de investigar sobre fronteras artificiales, se va a escalar fronteras naturales, pasando del tacto del muro de hormigón y alambre de espino de Palestina al tacto de las paredes de granito de La Pedriza y su olor a jara.

Para ella contar historias es escribir, no hace falta el libro, reivindica lo oral «la literatura supera este poder de la palabra escrita. La palabra hablada importa».

Aquí os dejamos con sus palabras, sus sentires, sus pensares, su aventura…

«La aventura no está solamente en el límite, sino en la capacidad de estar abierta a la posibilidad de que algo sea una aventura»

Escribes, ensayo, microrrelato, novela…
Conscientemente, no escribo “algo” en concreto. Quiero decir, que no es una elección personal y premeditada el hecho de escribir “poesía” o “prosa”. O no solamente. Hay muchos factores interrelacionados que dan como resultado un cuento o una obra de teatro. Lo que me gusta no es un género determinado, sino ponerme a escribir, ponerme a la tarea, desarrollar la práctica. Y, en ese acto de estar escribiendo, a veces surge un poema; otras veces, un relato. Pero tampoco quiero romantizar excesivamente el acto de escribir. No se trata de decir que nada, absolutamente nada, es fruto de la decisión y que todo surge ex nihilo y como un acto reflejo. Hay decisiones racionales que se mezclan con arrebatos, con azares, con sorpresas. Escribir es fruto de lo que Boaventura de Sousa Santos llamaría el pensamiento caliente –por oposición al pensamiento frío (solamente racional): escribir en caliente implica estar lúcida pero en contacto con la realidad y formando parte de ella, embarrada hasta las cejas. Es dejarse afectar. En fin, que me estoy yendo un poco por los Cerros de Úbeda con esta pregunta... En resumen diría que, si hay algo que caracterice el modo en el que escribo, es que siempre tiende a la brevedad. Soy incapaz de escribir capítulos que duren varias páginas.

¿Cuándo empezaste a escribir?
Empecé como a los doce años o así. Una compañera del instituto escribía poemas y me dio a leer algunos. Me gustó eso de que una persona a la que yo conocía y que era tan cercana escribiera cosas tan bonitas. Me hizo sentir que la escritura es algo que está ahí mismo, bien cerquita, bien accesible, y que no hace falta ser una erudita para ponerse a ello. Así que comencé yo también a rimar.

¿Qué parte del libro es de la autora y qué parte del lectxr?
Yo creo que la autora es una lectora más de la propia historia que escribe. Lo que pasa es que es una lectora privilegiada, ya que es a través de ella que la retahíla de palabras surge. Creo que un libro es un artilugio que es entretejido por la polifonía de voces que componen el “ahí afuera”. El rol de lectora y el rol escritora no son antitéticos, sino que se desarrollan a la par: al escribir se lee y al leer se escribe de alguna manera.

Luego también está el tema de la oralidad. Porque parece que un libro es solo grafía, y letras y palabras, y en cierta medida, así es. Pero yo rescataría la importancia de la práctica de leer en alto. Es en la oralidad donde se ve mejor ese juego enmarañado de “lectura” y “escritura” metamorfoseadas en la escucha y la voz. Contar historias es escribir. El libro es el símbolo del grafocentrismo, pero la literatura supera este poder de la palabra escrita. La palabra hablada importa.

"La frontera está en el espacio, pero también termina siendo encarnada en el cuerpo del personaje"

¿Qué quieres decir cuando hablas de coautoría?
Básicamente lo que quiero decir es que yo –sea lo que sea eso que dice “yo” –no he creado nada. Más bien que la “cosa” se ha creado a través de mí. Que soy la escriba, no la escritora. Las historias que cuento son una mezcla de cosas que me han pasado, cosas que me han contado, cosas que he visto, cosas que me invento. Sin un mundo en el que sucedieran cosas, no creo que pudiera escribir nada. Lo bueno es que es imposible que no suceda nada, absolutamente nada.

No me gusta mucho el concepto de autoría y no es por escurrir el bulto y quitarme responsabilidades de encima. Es porque realmente creo que nadie hace nada realmente original y nadie hace nada estando realmente solo o sola. El mito del individualismo y el genio creador, así como la idea de la creación totalmente nueva, están cebados por el sistema capitalista: el sujeto aislado que consigue el éxito mediante la novedad. Creo que es un error pensar así. Todo lo que hacemos lo hacemos en relación con otros elementos y en referencia a otras cosas ya existentes. Es imposible la creación de la novedad absoluta. No somos los hacedores totales ni de nuestra existencia ni de nuestras agencias. La creación, igual que la vida misma, es fruto de la interdependencia.

Te gusta más hablar de las cosas que pasan fuera… pero en Cartografías nómadas hablas mucho de lo que pasa por dentro…
¿Qué es el adentro y el afuera? Esas dicotomías solo contribuyen a polarizar la realidad, y entenderla a partir de binomios es reduccionista. Las realidades son complejas y se desarrollan como consecuencia de la intersección de muy diferentes circunstancias, factores, problemáticas. No se puede hacer referencia a lo que pasa afuera sin entender el lugar de enunciación –el adentro– de quien habla sobre el mundo. Me gusta mirar hacia el mundo desde la subjetividad. No creo que haya otro modo de hacerlo. Siempre se habla desde un lugar concreto cargado de deseo.

Te interesa leer y escribir sobre feminismo, sobre fronteras… ¿cuánto de esto hay en Cartografías nómadas?
En Cartografías nómadas la mayoría de los personajes no son hombres cis heterosexuales de clase media. De ese sujeto ya se ha escrito demasiado. Un enfoque feminista aplicado a la práctica de escribir hace que surjan personajes-otros. Tampoco creo que haya yo profundizado en exceso en este tema. Creo que se podría hacer mejor y con más tino. Por ejemplo, se podría haber elaborado más una mirada alejada de la blanquitud normativa y la colonialidad cotidianas... Pero es un intento. Por su parte, lo fronterizo se vislumbra en el libro al observar el espacio: la pared que Luna, la prota, no puede escalar se convierte en un verdadero muro. Es un límite tanto físico como mental. La frontera está en el espacio, pero también termina siendo encarnada en el cuerpo del personaje.

La literatura como acompañamiento, como compartir, como ventana crítica…
La literatura siempre como diálogo, polifonía, multiplicidad.

"La novela retorna al mundo y habita la cotidianidad de la escalada"

¿A qué público crees que va dirigida Cartografías nómadas?
Creo que va dirigida a gente que quiera replantearse el modo en el que vivencia la escalada. A gente que quiera reflexionar sobre el postureo que solemos reproducir cuando practicamos algunos deportes. Para, así, volver a pisar el suelo.

¿De qué va?
El libro va de desmitificar muchas cosas. Sobre todo, va de retornar al mundo y habitar la cotidianidad de la escalada.

¿La aventura puede estar en cualquier parte donde se encuentre tu propio límite?
Me gusta una frase que en realidad nunca recuerdo de quién es y que dice: «el mejor escalador es el que más se divierte». La aventura no está solamente en el límite, sino en la capacidad de estar abierta a la posibilidad de que algo sea una aventura. Creo que hay épica y aventura hasta en el acto de aburrirse.

¿Cuándo descubriste la escalada?
En un campamento de verano, de canija. Al principio no me llamó la atención, aunque por aquel entonces ya me encantaba la montaña. Años más tarde, un compañero me propuso hacer un curso de escalada deportiva y me animé. Después, me hice adicta.

¿Qué dirías que te aporta la escalada?
La escalada es, junto con la danza, la actividad en la que más claramente siento que pensar es una actividad física, que cuerpo y mente no son dos cosas ajenas y separadas, que esa distinción es un invento. Cuando escalo, pienso con una rodilla, me muevo con una idea. El cuerpo adquiere una dimensión brutal, lo acapara todo, como no puede ser de otro modo.

¿Desde tu experiencia crees que se habla lo suficiente del miedo a caer y del miedo al fracaso en el mundillo de la escalada?
La verdad es que no lo sé. El tema de las caídas es interesante. Un día, mientras escalaba en Valdemanco, oí a un hombre que se estaba haciendo una vía a mi lado y que decía que no entendía por qué los chavales ahora se tiraban. Lo que él había aprendido era que cuanto menos te cayeras, mejor. Con la deportivización de la escalda, las caídas son mucho más asumibles. Hay quien dice que la caída forma parte de la escalada. Yo sigo pensando que la relación entre caída y escalada es problemática y compleja, que cada cual la vive de un modo. Yo tengo muchísimo miedo a las caídas, por ejemplo, pero no las siento como un fracaso. De hecho, no creo que haya fracasos en escalada. E, igual que pienso que la caída no es el fracaso, también creo que el encadene no es el éxito.

Igual sí que habría que hablar muchísimo más sobre este tema...

"Creo que falta una perspectiva ecofeminista y decolonial sobre el montañismo"

Qué libro de montaña escalada recomendarías…
Mi Montaña
, de Eider Elizegi.

¿Cuál te gustaría haber escrito?
Alpinismo Bisexual
, de Simón Elías Barasoain.

¿Cuál crees que está por escribir?
Un libro que hable del monte sin la jerga colonial y militarista: conquistar cimas, atacar aristas, luchar contra la naturaleza... Creo que falta una perspectiva ecofeminista y decolonial sobre el montañismo. Falta un libro que descentralice y desmonumentalice la cima. Un libro sobre mesetas.

¿Qué te aporta bailar con las palabras?
Poder escribir cosas que ni sabía que se podían decir.

¿Qué te aporta subir rocas?
Humildad. Cuando te enriscas, te sientes cualquiera y eso da libertad. Ya no eres tú, sino cualquiera. Eres pequeñita, eres parte del paisaje.

¿Dónde encuentras o buscas la inspiración?
En las cosas mundanas y cotidianas.

¿Algún proyecto literario en puertas…?
Estoy intentando escribir un relato en el que se hilen muchas historias. De nuevo, con las montañas como escenario. Pero quiero enfocar bien y profundizar en la escala micro de la narración: que se vea la maquinaria que hace que se entrelacen las vidas de las protagonistas y las montañas.

Contra la épica de la escalada:

Portada del libro Cartografías nómadas de Olga Blázquez Sánchez

Cartografías nómadas

por Olga Blázquez Sánchez

Una historia de carne y roca, donde, un insignificante V+, puede convertirse en La Aventura, con mayúsculas.

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

Información relacionada

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Volver a portadilla

+ Libros

Ver todo Libros

+ Libro

  • Portada del libro: Expedición Cabo Norte un viaje real hacia el interior del Círculo Polar 'Expedición Cabo Norte', un libro destinado a cambiar tu vida para siempre

    ¿Alguna vez te has planteado dejarlo todo por seguir un deseo auténtico? Entonces quizá sepas lo que es dormir bajo un techo de estrellas y viajar al ritmo de tus pedales. En cualquier caso no te pierdas la historia que Ana, Pablo y Hippie, están a punto de contar.

  • Portada del libro: Soy trailrunner, por Luis Alberto Hernando y Albert Jorquera. 'Soy trailrunner', la biografía de Luis Alberto Hernando

    El subtítulo de este libro «La historia de un campeón del mundo de andar por casa», ya nos dice mucho de lo que vamos a encontrar entre sus páginas y por otro lado nos hace dudar ya que nos es que sea muy común tener en casa un campeón del mundo.Y de eso habla precisamente Soy trailrunner, de lo excepcional y lo cotidiano.

  • Portada de 'Libros de cima, una historia de pasión y conquista' por Òscar Masó García 'Libros de cima', la necesidad de decir que estuvimos arriba

    Libros de cima repasa la historia más reciente de las montañas a partir de los libros de registro que hay en las cumbres. Porque todos los que alguna vez han pisado una han sentido la necesidad de dejar un rastro que dijese “¡Aquí estuve yo!”.

Ver todo Libro
Siguenos en: Twitter | Facebook | Youtube | RSS |