Te encuentras en:
Publicidad
ENTREVISTA

Rubén Díaz: “Escalar está muy bien, pero mejor está poder comer”

El escalador bilbaíno explica el viaje que realizó a Almenara con Iker Arroitajauregui y Alberto Rocasolano y que concluyó con el encadenamiento de Kemena, cuarto 8C de la península. Cuenta también cómo vive la escalada actualmente.

Isaac Fernández - Jueves, 21 de Febrero de 2013 - Actualizado a las 07:56h.

Rubén Díaz
Rubén Díaz (Col. R. Díaz)

Galería Noticia

  • Rubén Díaz Rubén Díaz
  • Rubén Díaz en 'Kemena' 8C de la cueva de Almenara Rubén Díaz en 'Kemena' 8C de la cueva de Almenara
  • Rubén Díaz en 'Laurok' 8B+ de la cueva de Almenara Rubén Díaz en 'Laurok' 8B+ de la cueva de Almenara
  • Rubén Díaz en 'Hércules sit' 8B (Hoya Moros) Rubén Díaz en 'Hércules sit' 8B (Hoya Moros)
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Un par de semanas atrás, Rubén Díaz lograba el encadenamiento más destacable de su carrera como escalador y como fanático del bloque. Era la primera ascensión de un problema bautizado como Kemena, con una propuesta de grado de 8C que la situaba como la cuarta línea de esta dificultad en España después de Entropía en Castillo de Bayuela, Airian en Baltzola e Insomnio en Crevillente.

Kemena se encuentra en Almenara, bastante lejos del radio de acción más habitual de este bilbaíno de 27 años, localizado entre las piedras del norte. Sin embargo, viajero impenitente, buscó un par de cómplices para marcharse unas cuantas semanas unos centenares de kilómetros hacia el sur. Hablamos de ese viaje y de esa nueva línea en la siguiente etapa de su viaje, que lo ha llevado a recalar en Albarracín.

¿Cómo salió la idea de viajar hacia Almenara y quiénes habéis ido para allá?
Estaba emperrado en un proyecto de Baltzola que me hizo perder seis kilos para poder moverme. Necesitaba alguna referencia para probarme y saber en ese mismo momento cómo estaba de forma para ser consciente de lo que estaba ensayando. Elegí la guinda, Sorginetxe (Larraona), el primer 8B+ peninsular propuesto por Iker Pou. Fui sin demasiadas ilusiones dado la fama de duro que tiene -10 años después de la propuesta seguía sin repetirse-  aunque consciente que podría ser el mejor test posible. Cuando conseguí la primera repetición en dos días de ensayos volví a Baltzola encendido.

Quizá sea demasiado optimista, pero cuando lo vi cerca se rompió. No me servía de nada quedarme apenado, con lo que decidí moverme por algún sitio que o no conociese o muy poco. Se me ocurrió quizá la zona menos indicada para encontrar bloques límite, pero me guié por la intuición y me acerqué a Almenara. Vi posibilidades, engañé a Arroita y después se motivó Beto. Así, se ha dado esta experiencia tan enriquecedora. Enseñaremos en un video los encadenes, los proyectos y el potencial de la zona en general.

Allí has realizado Kemena, tu primera propuesta de 8C…
Aunque la mayor parte de esfuerzos se los ha llevado Kemena, han sido tres semanas de aperturas, ensayos y probar proyectos.

¿Cómo definirías Kemena?
La descripción que he dado de ayuda y referencia es que empiezas con seis movimientos de canto grande pero raros que no entiendes por qué pero si no "corres" y no los haces bien te "tocan". De golpe, coges un cuchillo con mano izquierda -que me abrió la yema del índice- para subirte el pie alto a la mano derecha, coger con esta un apoyo lateral y pegar un arreón dinámico a otra regleta-taco que es difícil cogerla en su sitio. Es importante retener aunque sea un pie para luego coger una invertida con la muñeca revirada y de ahí volar pies aguantando una puerta para subirte un talón derecho pegado a la mano. Una vez así, bloqueas el brazo derecho y juntas manos en punto cero manteniendo el equilibrio para, por último, salir por un mantle que no será más de 7B pero que conviene controlarlo para no "liarla".

¿Cómo fue el día del encadenamiento?
Está claro que no siempre, pero la gran mayoría de veces sé cuándo voy a encadenar. Todas las matizaciones, descansos, mentalización… las planifico para un día en concreto. Mi entorno lo sabe –de ahí que me llamen ‘francotirador’-, así que el día del encadene era viernes y todo apuntaba con que ese día iba a finiquitar y que el fin de semana íbamos a ir a Albarracín. Y simplemente así fue. Gran línea, gran compañía y gran experiencia.

Señalabas en tu perfil de Facebook que has pasado una época de menos motivación los últimos años, ¿cómo ha sido y cómo has recuperado esa motivación?
Escalar está muy bien, pero mejor está poder comer. Ha sido una época donde tenía que mirar por si alguna vez llegase a más mayor, con lo que ha tocado aprobar un par de oposiciones para estar más tranquilo en ese sentido. Eso y razones más personales hacen que cada momento sea diferente.

¿Cuál es ahora tu actividad como escalador? ¿Cuánto tiempo le dedicas a la escalada?
Mi actividad como escalador es la estructuración de una vida para poder no sólo realizar escalada, si no para vivir y poder ser parte de ella: la profesión, las amistades, las inquietudes…

¿Entrenas planificado o solo roca?
Después de estar en Sudáfrica, Canadá, Inglaterra, por mucha parte de Europa en general y ver bastantes decenas de escuelas, se me hace casi imposible encerrarme en un plafón. Para mí, es otro deporte, ni mejor ni peor, pero diferente. Si mi actividad fundamental en la escalada fuese la resina, seguro que realizaría otra actividad. Si tocar resina fuese una consecuencia para esa actividad fundamental que sería la roca, en épocas, quizá tampoco lo descartaría radicalmente. Pero que sea un fin en sí mismo o que ese fin conlleve a la competición o a cosas parecidas, no es para mí. La época para comparar con otros quién la tiene más grande o que necesite ganar algo para mi realización personal ya pasó.

Antes te dedicabas principalmente a la cuerda, ¿sigue siendo así o sólo haces búlder?
Donde vivo, por razones tradicionales y geográficas sí que empecé con la cuerda, hasta que conocí y me enganchó el bloque.

¿Qué te aporta esta modalidad de escalada?
¿Qué me aporta? escalas cómo y cuándo quieres, sin ataduras de ningún tipo, muchas veces sin depender de nadie y sin que nadie dependa de mí, puedes escalar de noche como de día… En resumen, la logística en menor y eso me aporta mayor tranquilidad. Por eso, esta última temporada sólo me he centrado en el boulder; sin embargo, aproximadamente dentro de un mes voy a empezar a coger la cuerda. Tengo objetivos con ella demasiado ambiciosos, pero sabiendo lo terco que soy cuando algo me motiva, creo que son realistas. Eso sí, sin dejar de lado los proyectos de bloque que me rondan la cabeza. Quien mucho abarca poco aprieta, pero creo que si haces de todo, coges todo con más ganas.

Información relacionada

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Libro

  • Portada del libro: Hielo Negro, por Juan Luis Conde 'Hielo negro': una extraordinaria aventura en la Antártida

    Hielo negro es un viaje al límite de la supervivencia, una interminable caminata sobre esquís a través de un paisaje sin horizonte y en condiciones extremas, en el último territorio salvaje y reserva natural del planeta.

  • Portada del manual: Entrenamiento para escalada, por Eric J. Hörst Escalar mejor: diez consejos para perfeccionar el entrenamiento mental

    Entrenamiento para escalada es un nuevo manual con un completo programa para mejorar el rendimiento en las paredes. Os dejamos un adelanto del capítulo dedicado al cerebro, “el músculo más importante para escalar”, que decía Wolfgang Güllich.

  • Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas'. 2018 'Cartografías nómadas', habitar la cotidianidad de la escalada

    Hablamos con Olga sobre su maravillosa novela Cartografías nómadas que nos propone otra épica relacionada con la montaña, que no tiene como contexto las hazañas heroicas en la blancura de los ochomiles, sino la realidad palpable que conforma el mundo que pisamos donde, un insignificante V+, puede convertirse en La Aventura, con mayúsculas.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio comprando en la Librería Desnivel tus libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |