Te encuentras en:
Publicidad
ENTREVISTA. BÚLDER

Ignasi Tarrazona, obsesionado con el bloque

El escalador valenciano ha cosechado interesantes frutos este verano, como The never ending story 8b+ Fb en un largo viaje a Magic Wood. Ha hablado con Desnivel en esta larga entrevista en la que repasamos sus últimos logros y próximos proyectos.

Viernes, 29 de Octubre de 2010 - Actualizado a las 09:57h.

Vídeo del  periplo vearniego de Ignasi Tarrazona Reproducir

El escalador valenciano ha cosechado interesantes frutos este verano, como The never ending story 8b+ Fb en un largo viaje a Magic Wood. (Ignasi Tarrazona)

Galería Noticia

Ignasi en One summer in paradise. Foto: Javier CasasIgnasi en One summer in paradise. Foto: Javier Casas

Con leer la siguiente entrevista, se puede entender fácilmente las razones por las que se puede decir que Ignasi Tarrazona es un escalador obsesionado con el bloque. Hacía ya un par de años que tenía en mente encadenar uno de los bloques míticos del continente, The never ending story 8b+ Fb de Magic Wood. Confiesa que había llegado a soñar con él, tanto despierto como dormido. Y este verano ha llegado su turno, en un largo viaje de dos meses por varias zonas de Suiza y Austria, del que ha regresado también con otro par de bloques de 8b Fb.

Un viaje que enlazó con el encuentro de Navalameca y que culminó con su participación en el Master Psicobloc de Bilbao, en el que compartió la tercera posición con su amigo y compañero de aventuras Nacho Sánchez.

A sus 25 años, el de Gandía es un claro ejemplo más de alguien que ha sacado fruto a los esfuerzos de un duro entrenamiento. En esta entrevista explica detalladamente sus encadenamientos veraniegos por Suiza y Austria, y pone las cartas sobre la mesa acerca de su personalidad como escalador. Con todos los datos, se puede asegurar también que no será la última vez que protagonice noticias de actualidad en el mundo del bloque nacional.

Este verano has conseguido tu primer 8b+ Fb con The never ending story, ¿cómo es esta línea?
Se trata de una línea de unos 17 movimientos cuya primera parte transcurre por una especie de vira roma en techo, primero con romos, pinzas y básicamente el talón derecho, luego con cantos un poco más buenos, hasta llegar a un agarre grande pero no bueno (hasta aquí la primera parte, cotada en 8a+). Después viene una sección más corta en la que coges una regleta, palmeas en un plano para equilibrarte y vas a otra regleta un poco en hombro, y cruzas a una vira que puedes pinzar o coger un poco más adentro, para ir a un hombro, talonar en la bandeja y coger dos agarres buenos. En el segundo termina la segunda parte y la línea original que Chris hizo un tiempo atrás (también termina la segunda parte graduada en 8a). Pero existe otra parte más, para la que se precisa la cuerda, no es muy difícil pero me gustaría probarla, tiene muy buena pinta, y lo que molaría sería llevar colchos en abundancia y hacer el final sin cuerda.

The never ending story y el resto de problemas del Bruno Block (la piedra en la que se encuentra recibe este nombre) tienen un tacto muy muy especial, diferente al resto de bloques del bosque de Magic Wood y, probablemente, a la mayoría de piedras en general. Este gigantesco bloque lavado se encuentra tocando al río (cuando abren la presa, el problema queda bajo el agua), y cuando hay un ambiente seco, excepcional para el resto de escaladas, el tacto aquí es malo. Se precisa de un poco de humedad para que la adherencia sea buena (tampoco el bochorno estival vale). De hecho, no es raro ver a los locales humedecer los agarres con un poco de agua. Como he dicho, el tacto es muy especial, y sobre todo para la primera parte es importante que esté bien.

En cuanto a los movimientos, no existe ningún paso inhumano aisladamente, si bien el primer paso de la segunda parte se antoja el más duro (para mí) cuando vienes de abajo. La línea es una pasada, los movimientos son preciosos, requieren de fuerza, body tension y técnica. Además, hay varios métodos. Por ejemplo, en mitad de techo hay como un cambio en la vira, yo lo hacía con un pie en el techo y juntando y cruzando, y Nacho Sánchez lo hacía distinto, por lo que le tocaba cruzar luego para ir al agarre donde empieza la segunda parte.

Ignasi en The never ending story. Foto: Javier CasasIgnasi en The never ending story. Foto: Javier Casas

¿Cómo la trabajaste y cómo fue el encadenamiento?
Pues las dos primeras semanas del viaje me las tomé como entrenamiento para recuperar la forma que unos meses antes había conseguido y que perdí a raíz de unas molestias en un dedo. El calor no ayudaba a intentar entrenar de nuevo antes del viaje, así que llegué a Magic por debajo de lo que necesitaba para hacer este búlder, si bien las dos partes sueltas sí me salían desde un principio (ya las encadené por separado, en 2007 la segunda, en 2008 la primera). Me veía realmente lejos para unirlas. Así que empecé a meterme caña probando todos los bloques que podía, con mis compañeros de viaje Pavi Casas, Carlos Preciado y Carlos Álvarez. Y como ellos tenían proyectos en el Bruno's, al final del día me ponía como loco a probar secciones de The never ending story cansado y con poca recuperación. También nos llovió mucho al principio, con lo que este era un pequeño plafón. Me acuerdo de un día en el que, a parte de estar un poco cansado, el tacto era horrible y me caía a cada movimiento. Así que cuando dejó de llover y el bosque se secó, me motivé con, entre otros, One summer in paradise 8b Fb. Con Pavi, Arroita empezamos a sacar los movimientos que al principio me costaban mucho, pero pronto me vi cómodo y empecé a caer al final. Este bloque me dió una inyección de motivación y me hizo esforzarme a nivel psicológico, me llegué a caer cuando ya estaba prácticamente hecho; donde nadie puede caer perdí el equilibrio y me fui para abajo. Después, caí unas cuantas veces más al final, hasta 13 o 14 veces en las tres sesiones, pero al final lo hice y, como es un bloque largo sobre regletas, era como hacer series, y me dio una resistencia muy buena y fue el colofón para este entrenamiento. Hice algunos bloques más antes de volver al Bruno's.

Ya la última semana me decidí a darle. Además, Pavi también tenía proyectos al lado, con lo que era perfecto, nos porteábamos entre pegue y pegue del otro. En el primer intento solo hice la primera parte y me di cuenta de que tardaba demasiado en hacer un cambio de manos y que tenía que cogerlo peor para dejar sitio a la otra mano. Después de un descanso, otro pegue y para mi sorpresa, cogí la regleta de la segunda parte, palmeé y me caí cogiendo el hombro. Mi reacción, lejos de disgustado, fue la de una sonrisa por haber llegado hasta ahí sin esperarlo. Estaba muy contento. El siguiente pegue fue el definitivo. Me sentí como nunca, sabía que que ya lo tenía y, mientras escalaba, concentrado, llevaba una sonrisa de oreja a oreja. Estaba escalando contento como nunca. Me acuerdo de Pavi (los Carlos's y la resta de españoles hacía unas semanas que habían vuelto a la Península) y los polacos y alemanes gritándome, y mi sensación era la de flotar, firme en los movimientos, aunque cogiendo la barra del final casi caigo de los nervios. Yo creo que esa sensación de felicidad después de encadenar no la había tenido nunca, ni de lejos. Solo el hecho de describirlo ahora me pone feliz. Fue realizar un sueño, y además sin saber si podría o no. Y cuando digo sueño es literal, desde la última vez que estuve no hacía más que pensar en volver para probar este bloque, soñaba dormido y despierto, recordando los movimientos.

Explícanos más sobre tu viaje veraniego a Magic Wood.
La idea de este viaje llevaba rondándome la cabeza desde que me fui de Magic en 2008. Como en 2009 me lesioné, no pude ir, haciendo que las ganas de volver fueran aún más fuertes. Así que desde principio de año los colegas empezamos a hablar sobre el viaje, a ver quién venía, en qué fechas y durante cuánton tiempo, a ver si nos poníamos de acuerdo. Al final sólo Pavi Casas y yo disponíamos de casi dos meses, por lo que el viaje entero sólo lo hicimos los dos. Pero Carlos Preciado y Carlos Álvarez también formaban parte del trip, saliendo de España los cuatros juntos a principios de agosto hasta el veintipico, cuando ellos regresaban en avión. Luego, en septiembre vino Miguel Navarro para hacer el resto del viaje.

La verdad es que es un paraje magnífico, aunque se ha masificado muchísimo. La noche en qué llegamos no se podía ni aparcar. Había gente de todos lados, y muchos colegas de Madrid con los que animábamos la hoguera por las noches. Tuvimos días buenos, con un poco de calor, y otros con mucha lluvia, de esa que te desespera. Pero, como teníamos bastante tiempo, no me preocupaba demasiado, excepto cuando no paraba en varios días, ahí ya desvariábamos e inflamos la fitball dentro de la furgo y cosas así. Es un sitio que me encanta, me tiraría meses metido ahi, apenas sin salir. Al final ya quedaba poca gente de cada país, éramos como una familia.

Ya en septiembre, empezamos a rular por zonitas de Austria, inaugurando la estancia en este país con la BoulderParty de Flirsch. Allí conocímos a unos cuantos personajes de la zona y lo pasamos en grande. La idea inicial era visitar Maltatal, pero nos habían dicho que todavía hacía calor, y que Silvretta era perfecto. Esa alternativa nos gustó mucho, aunque solo por ver y catar los blocazos de Maltatal hicimos una visita de dos días, y uno en Zillertal, con algo de lluvia. De bajada, estuvimos tres días en Chironico, uno en Varazze y, después de tropocientos kilómetros, llegamos a Navalosa para culminar esta magnífica aventura.

Ignasi Voigas. Foto: Ignasi TarrazonaIgnasi Voigas. Foto: Ignasi Tarrazona

Además de The never ending story 8b+ Fb y One summer in paradise 8b Fb, has encadenado también otros bloques de bastante nivel, como Golden gate 8b Fb. ¿Cómo es este bloque?
Golden gate es puro bloque: tres movimientos, contando el rebote, en una planchita desplomada unos 60º de compacto granito un tanto pinchudo. Comienzas sentado de una regleta más o menos buena (que te puede abrir la yema del índice) para la mano derecha y una vertical para la izquierda. El pie izquierdo en un canto bueno. Sacas la mano izquierda a una pinza malilla y rebotas a una regleta que muerde pero que cuesta afianzarla. Cambias pies y saltas al filo romo levantando las piernas para no dar con una piedra que esta muy cerca. Levantarse de ahí y salir es muy fácil.

La verdad es que estos viajecitos han sido una pasada, hemos conocido mucha gente, muchos sectores, y nos han quedado mil proyectos ¡para volver!

Dicho esto, ¿cómo te defines como escalador? ¿Cuál dirías que es tu estilo?
Por mi constitución, soy más un escalador de resistencia, aunque últimamente me he dedicado mucho al bloque, abandonando un poco la cuerda en beneficio de la colcho, y planificando entrenos con Pedro Pons enfocados al búlder, trabajando mucho la fuerza a la vez que incidiendo en aspectos técnicos. Se me dan bien los techos y desplomes, con empotramientos y gancheos de pies y talones. Debo escalar más placa, ya que a mi cuerpo le cuesta más subir por ellas.

¿Dónde acostumbras a escalar?
Las temporadas pasadas he escalado mucho en Albarracín, haciendo visititas a otras zonas, pero generalmente el Rodeno. Albarra nos queda muy cerca y es una pasada, tiene bloques muy buenos. Albarracín es un regalo que debemos cuidar para que podamos seguir escalando en sus piedras.

Con cuerda, en Gandía es donde más he escalado. Montanejos me gusta mucho para el verano, y Chulilla es una zona con un potencial increíble que en breve renacerá. Cataluña es el paraíso para hacer cuerda, con algunas posibilidades muy buenas para blocar.

¿Qué zonas te gustan más?
¡Albarra, claro! Madrid es una zona a la que tengo muchas ganas de volver. Sólo he estado blocando ahí un fin de semana y hay uan concentración de bloques inhumanos, desde los clasicones del Escorial hasta la nueva explosión de proyectos de Bayuela, pasando por Zarzalejo, La Pedriza, etc. Por otro lado, Fontainebleau es un sitio al que quiero ir. Estuve hace muchos años, cuando no hacía nada de bloque y me gustaría volver ahora.

Pero la zona que mas més gusta es Suiza y Austria. Hay un montón de zonas y alternativas a pocas horas las unas de las otras, y todas albergan blocazos inclreíbles, líneas de ensueño.

Últimamente te has centrado bastante en el bloque, ¿todavía le das a la cuerda?
Empecé haciendo cuerda, pero este año he ido a escalar con cuerda muy muy poco. A principio de temporada en Gandía, y en verano un par de días a Montanejos y otro par a Chulilla. El bloque me ofrece más posibilidades: puedes escalar solo, con un colega o grupo reducido, o con mucha gente. La cuerda me gusta, pero siento que hay una dependencia más grande, sobre todo a la hora de ensayar una vía de muchos metros.

¿Cuánto tiempo dedicas al entrenamiento en plafón?
Pues cuando estoy entrenando fuerte, unas 4 horas. Hay días que más y que menos, dependiendo del ciclo en que esté. Unos cinco o seis días a la semana, si no escalo en roca. Este invierno ha sido muy malo en cuanto a la climatología y hasta finales de marzo entrené mucho y, aunque la cagué estrepitosamente en el Campeonato de España, me ha valido para los meses siguientes en la roca.

 

Ignasi Tarrazona en Golden gate. Foto: Miguel NavarroIgnasi Tarrazona en Golden gate. Foto: Miguel Navarro

¿Tienes otros proyectos en la cabeza? ¿Cuáles son tus próximos objetivos?
¡Tengo muchos! Ahora mismo quiero hacer un pequeño descanso para volver a empezar a entrenar, haciendo una buena base para meterme más caña. Todavía estoy planteando la temporada que viene, pero a parte de las compes de bloque (Campeonato de España, Opens y Copa del Mundo a ser posible), sí que me rondan por la cabeza muchas líneas en muchas zonas… A ver cuántos viajes puedo hacer. Pero Suiza y Áustria son ¡un destino fijo para el año que viene! Y en la Península, pues algún bloque que me queda en Albarra, visitar Bayuela, El Escorial, Zarzalejo y La Pedriza, e intentar abrir algún bloque donde pueda.

Vídeo de su periplo vearniego

vol. 1: the pain and the rain from Ignasi Tarrazona Gasque on Vimeo.

 

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Libro

  • Portada del manual: Entrenamiento para escalada, por Eric J. Hörst Escalar mejor: diez consejos para perfeccionar el entrenamiento mental

    Entrenamiento para escalada es un nuevo manual con un completo programa para mejorar el rendimiento en las paredes. Os dejamos un adelanto del capítulo dedicado al cerebro, “el músculo más importante para escalar”, que decía Wolfgang Güllich.

  • Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas'. 2018 'Cartografías nómadas', habitar la cotidianidad de la escalada

    Hablamos con Olga sobre su maravillosa novela Cartografías nómadas que nos propone otra épica relacionada con la montaña, que no tiene como contexto las hazañas heroicas en la blancura de los ochomiles, sino la realidad palpable que conforma el mundo que pisamos donde, un insignificante V+, puede convertirse en La Aventura, con mayúsculas.

  • Portada del libro: Que mi gente vaya a hacer surf, por Yvon Chouinard 'Que mi gente vaya a hacer surf': el manual para conseguir empleados felices

    La intención de Yvon Chouinard cuando escribió Que mi gente vaya a hacer surf fue crear un manual filosófico para los empleados de la empresa Patagonia. Nunca imaginó que este simple libro se traduciría a varios idiomas y que diez años más tarde seguiría sumando contenido.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio comprando en la Librería Desnivel tus libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |