Buscador
Te encuentras en:
Publicidad
'LOOKING FOR THE VOID' (900 M, M7, WI6, R)

Gran apertura de Fred Degoulet, Ben Guigonnet, Helias Millerioux y Robin Revest en el Siula Chico

El cuarteto francés realiza la segunda absoluta de la cara oeste del Siula Chico (6.265 m) tras Jordi Corominas y Oriol Baró (2007) a través de una línea directa abierta en estilo alpino con cuatro vivacs en pared.

Desnivel.com - Jueves, 29 de Mayo de 2014 - Actualizado a las 09:24h.

Ambiente en la apertura de 'Looking for the void' a la cara oeste del Siula Chico (Perú), por Benjamin Guigonnet, Hellias Millerioux, Robin Revest y Fréd Degoulet
Ambiente en la apertura de 'Looking for the void' (R. Revest, B. Guigonnet, H. Millerioux, F. Degoulet)

Galería Noticia

  • Ambiente en la apertura de 'Looking for the void' a la cara oeste del Siula Chico (Perú), por Benjamin Guigonnet, Hellias Millerioux, Robin Revest y Fréd Degoulet Ambiente en la apertura de 'Looking for the void'
  • Benjamin Guigonnet, Hellias Millerioux, Robin Revest y Fréd Degoulet en la cumbre del Siula Chico (Perú) Benjamin Guigonnet, Hellias Millerioux, Robin Revest y Fréd Degoulet en la cumbre del Siula Chico
  • La arista somital del Siula Chico (Perú) durante la apertura de 'Looking for the void', por Benjamin Guigonnet, Hellias Millerioux, Robin Revest y Fréd Degoulet La arista somital del Siula Chico
  • Último largo del día 2 (WI5+) en la apertura de 'Looking for the void' a la cara oeste del Siula Chico (Perú), por Benjamin Guigonnet, Hellias Millerioux, Robin Revest y Fréd Degoulet Último largo del día 2 (WI5+) en la apertura de 'Looking for the void'
  • Línea de 'Looking for the void' en la cara oeste del Siula Chico (Perú) Línea de 'Looking for the void' en la cara oeste del Siula Chico (Perú)
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

La gran mayoría de veces que se ha escalado el por otro lado poco frecuentado Siula Chico (6.265 m), en la cordillera peruana de Huayhuash, ha sido a través de la ruta que lo conecta con el collado del Siula Grande. En 2007, Oriol Baró y Jordi Corominas realizaron la primera ascensión independiente a esta cumbre, desde su cara oeste, en estilo alpino y sin chapas. Una primera que se les negó a otros grandes alpinistas como Mick Fowler, Simon Yates o Steve House.

Y es que la vertiente se las trae. Según escribe Fred Degoulet en su blog: "La cara oeste del Siula Chico representa el arquetipo mismo del alpinismo comprometido y técnico. Situada en el corazón de la cordillera Huayhuash, es una montaña remota, con una aproximación que requiere varias jornadas de marcha, protegida por un glaciar caótico". Vamos, un escenario ideal para una gran aventura de alpinismo de vanguardia.

Su vecina, el Siula Grande (6.344 m), se hizo famosa por el libro Touching the void (Tocando el vacío), de Joe Simpson, un clásico de la literatura de montaña que narra la épica y dramática experiencia vivida por Simon Yates y el autor en su ascensión y posterior descenso bajo una meteorología deleznable en 1985. Precisamente los franceses Fred Degoulet, Benjamin Guigonnet, Helias Millerioux y Robin Revest han hecho un guiño a la obra de Simpson con el nombre de la nueva ruta directa que han abierto entre el 16 y el 20 de mayo en la cara oeste del Siula Chico, Looking for the void ("buscando el vacío").

Son 900 metros de línea abierta en estilo alpino, con cuatro vivacs en la pared (tres de subida y uno de bajada) y dificultades estimadas en una cotación propuesta de M7, WI6, R. En palabras de Fred Degoulet: "Para nosotros, esta ascensión representa la vía más dura que hayamos realizado jamás. Desde el punto de vista de la continuidad dentro de la dificultad pura, del compromiso físico y mental así como por lo tieso del recorrido. No conocemos nada parecido en los Alpes. Nos parece imposible efectuar esta ascensión en el día, sin que las consecuencias sean trágicas. Después, las condiciones pueden ser todavía mejores que las que nosotros hemos tenido, llegando todavía antes en la estación, pero ello implica escalar bajo torrentes de caídas de nieve... habida cuenta que es plena estación de lluvias".

Planificación: El equipo y la ruta

A partir de los consejos de Stéphane Benoist (repetidor de la ruta de Ueli Steck a la Sur del Annapurna con Yannick Graziani), Benjamin Guigonnet comenzó a planear una expedición a Perú, a la que inmediatamente se apuntó su compañero de cordada habitual Fred Degoulet. Cuando tuvieron ante ellos la foto de Jordi Corominas de la cara oeste del Siula Chico, tuvieron claro cuál sería su objetivo. Para enfrenterse a él, se les unió otra cordada alpina de alto nivel, formada por Robin Revest y Helias Millerioux, antiguos miembros de los equipos de la FFME y del CAF con actividades relevantes en los Alpes, Alaska o la cara sur del Aconcagua.

Un consejo vital por parte de Jordi Corominas: a mediodía debían estar protegidos

La ruta elegida, tras hablar con Jordi Corominas, era una que este había dejado a medias en 2003, cuando se bajó desde unos 6.000 metros. Corominas les dio, además, un consejo vital en una pared extraordinariamente expuesta a la caída de todo tipo de proyectiles de roca, nieve y hielo: a mediodía debían estar protegidos. Así pues, Fred Degoulet, Benjamin Guigonnet, Helias Millerioux y Robin Revest analizaron concienzudamente todos los posibles emplazamientos de vivac antes de comenzar la escalada y, tras una exhaustiva aclimatación de 20 días entre 3.500 y 5.400 metros, atacaban la pared a las tres y media de la madrugada del 16 de mayo. Su estrategia, sencilla: escalar lo más rápido y eficientemente posible alternando el primero de cordada a medida que este se fuera cansando, todo para ponerse a cubierto antes de la hora fatídica.

La ascensión

Los cuatro alpinistas se coordinaron a la perfección durante el itinerario, que se mostró exigente en todo momento, con largos clave de escalada mixta durante cada una de las cuatro jornadas de ascensión. El primer día, en el que escalaron unos 400 metros, las mayores dificultades se concentraron en uno de los últimos largos, que cotaron como grado 6, R. Montaron su primer vivac tallando durante dos horas una protegida repisa a 5.800 m.

La segunda jornada comenzó a las dos de la madrugada y pronto el cuarteto se tuvo que enfrentar al largo clave del día, un diedro de 45 metros con poco hielo en el que Ben Guigonnet necesitó dos horas y media para superar (M6+). A continuación, cuatro largos de hielo vertical (WI5+, WI6, WI5+, WI5) les condujeron hasta los 5.980 metros donde montaron su segundo vivac, algo menos protegido que el primero. La caída de una piedra que agujereó sin más consecuencias una tienda les advirtió del riesgo que corrían.

A las tres de la madrugada sonaron las alarmas el tercer día. De nuevo, tuvieron que medirse a las peores dificultades todavía en plena noche y a la luz de un frontal intermitente. En esta ocasión fue Fred Degoulet quien se enfrentó a un largo muy psicológico en el que sufrió de lo lindo en un paso complicado unos 8 metros por encima del último seguro... tras superarlo, tardó cinco minutos en recuperar el aliento para continuar los 20 metros que le faltaban hasta la reunión (M6, WI5+, R). Al final del día, otro largo difícil (M5, WI5) les llevó al emplazamiento de su tercer vivac (6.170 m), donde dedicaron un par de horas a tallar una buena terraza.

Las dificultades no disminuyen en la parte más alta del recorrido. El cuarto día de ascensión, jornada de cumbre, salieron a las cinco de la mañana, superaron una pequeña arista de nieve y volvieron a encontrarse con un largo extremo y precario de 45 metros (M6, WI6), todavía más exigente dada la altitud de unos 6.200 metros. Ben Guigonnet, de primero, lo superó en libre (el único de los cuatro). Dos largos más tarde, Robin Revest sale a la arista somital y, tras el último tramo sobre nieve profunda, los cuatro alcanzan la cima.

Iniciaron el descenso poco después, aunque sólo hasta el último vivac. Ya al día siguiente, llevaron a cabo con rapidez los 800 metros de rápeles (tres horas) que les separaban de su campo base avanzado.

Recomendamos

Tocando el vacío

por Joe Simpson

Tocando el vacío narra un escalofriante drama vivido por dos jóvenes montañeros durante la escalada al Siula Grande en los Andes. La historia es real: todo lo que cuenta Joe Simpson ocurrió de verdad, sin embargo, la intensidad de su relato supera lo que posiblemente se atreviera a inventar la mayoría de los autores de ficción.

Información relacionada

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Publicidad
Publicidad

+ Alpinismo

Ver todo Alpinismo

+ Libro

  • Portada del libro: Expedición Cabo Norte un viaje real hacia el interior del Círculo Polar 'Expedición Cabo Norte', un libro destinado a cambiar tu vida para siempre

    ¿Alguna vez te has planteado dejarlo todo por seguir un deseo auténtico? Entonces quizá sepas lo que es dormir bajo un techo de estrellas y viajar al ritmo de tus pedales. En cualquier caso no te pierdas la historia que Ana, Pablo y Hippie, están a punto de contar.

  • Portada del libro: Soy trailrunner, por Luis Alberto Hernando y Albert Jorquera. 'Soy trailrunner', la biografía de Luis Alberto Hernando

    El subtítulo de este libro «La historia de un campeón del mundo de andar por casa», ya nos dice mucho de lo que vamos a encontrar entre sus páginas y por otro lado nos hace dudar ya que nos es que sea muy común tener en casa un campeón del mundo.Y de eso habla precisamente Soy trailrunner, de lo excepcional y lo cotidiano.

  • Portada de 'Libros de cima, una historia de pasión y conquista' por Òscar Masó García 'Libros de cima', la necesidad de decir que estuvimos arriba

    Libros de cima repasa la historia más reciente de las montañas a partir de los libros de registro que hay en las cumbres. Porque todos los que alguna vez han pisado una han sentido la necesidad de dejar un rastro que dijese “¡Aquí estuve yo!”.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio comprando en la Librería Desnivel tus libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: Twitter | Facebook | Youtube | RSS |