Te encuentras en:
Publicidad
ENTREVISTA

Carlos Soria, rejuvenecer en la montaña

Vino a la Librería Desnivel para proyectar imágenes de su último viaje por la Antártida y el Atacama. No perdimos la ocasión, una vez más, de charlar con él y preguntarle sobre sus futuros objetivos y sus viejos sentimientos.

Lunes, 10 de Marzo de 2008 - Actualizado a las 17:22h.

Carlos Soria en la Librería, el pasado miércoles.<br>Foto: Jorge Jiménez / desnivelpress.comCarlos Soria en la Librería, el pasado miércoles.
Foto: Jorge Jiménez / desnivelpress.com

Ahorrémonos las presentaciones a Carlos Soria, uno de los alpinistas más carismáticos y, a pesar de la edad, fructíferos del panorama ochomilístico nacional. Carlos escogió para su última expedición el Vinson, una cumbre de logística complicada en la Antártida, viejo sueño y parte de su proyecto "7 cumbres", en el que ahora solo le restan el Kilimanjaro y La Pirámide de Carstenz, dos montañas técnicamente muy asequibles para el alpinista. Pero antes, en primavera, intentará el Makalu, y en otoño el Gasherbrum I, otros dos ochomiles que podrían engrosar su brillante jubilación.

Carlos volvió a la Librería Desnivel para mostrar a su "club de fans" (haya fútbol o un huracán, la Librería siempre se llena de sus fieles, de todas las edades). Desde el desierto de hielo de la Antártida hasta el de arena del Atacama, Carlos proyectó las fotos de su viaje, que según él eran pocas, pero nadie en la Librería quedó descontento, más bien todo lo contrario.

Y una vez más, y nunca nos cansaremos, aprovechamos la oportunidad de hablar con él para traeros sus reflexiones.

Carlos Soria, objetivo ochomiles: Makalu y Gasherbrum I.<br>Foto: desnivelpress.comCarlos Soria, objetivo ochomiles: Makalu y Gasherbrum I.
Foto: desnivelpress.com

¿Cuándo debería ser obligatoria la jubilación?
(No se lo piensa) Creo que lo ideal sería jubilarse a los 40 años o así y volver a trabajar a los 70, creo que sería una buena medida, ¿no te parece?

Me lo parece. En tu último viaje pasaste de un desierto de hielo, la Antártida, a un desierto de arena, el Atacama.
Bueno, la Antártida alpinísticamente no me ha sorprendido, no era técnicamente demasiado complicada. Sin embargo estar en un continente tan solitario, permanecer en la cumbre del Vinsón disfrutando de esa soledad, de la superficie blanca y de la vista de las montañas que hay por la zona, verdaderamente supuso un rato muy agradable. El desierto del Atacama me ha maravillado. Muy solitario, muy lleno de color. Son sitios para disfrutar, aunque se pueden complicar mucho las cosas en esos escenarios.

¿Con cuántas posibilidades te ves en tus dos próximos ochomiles?
Absolutamente con todas, sino no iría. Desde este verano que subí al Broad Peak me siento físicamente muy bien, no he tenido muchos problemas con mi espalda y mi rodilla y ahora estoy entrenando todo lo que puedo, me encuentro en buenas condiciones, y sobre todo voy con mucha ilusión y con muchas ganas de llegar arriba. Voy a tratar de no utilizar oxígeno, a ver si lo logro. Desde luego voy a intentarlo.

¿Con quién te gustaría compartir una expedición a un ochomil?
Con mis viejos amigos, con Gerónimo López, con Pedro Nicolás. Lo he pasado muy bien el año pasado con Sito Carcavilla, mucho más joven que yo, e hicimos muy buena amistad, pero echo de menos a mis viejos amigos. Me gustaría compartir una expedición con mi amigo Antonio Riaño, con Salvador Rivas, con mucha gente de aquellos tiempos. Pero también me siento muy contento de conocer gente nueva, lo paso muy bien, eso me hace feliz.

Tantos años en la montaña... ¿Qué te queda por aprender y por ver?
Hay una gran verdad que dice que se aprende todos los días. Aprendo de muchos compañeros... y por ver, madre mia, este invierno cuando estuve en Patagonia, con buen tiempo, delante del Fitz Roy, del Cerro Torre. Me encantaría subir al Fitz Roy, hay veces que me lo planteo, aunque tampoco tengo compañero. Podría buscarlo, tengo unas ganas tremendas y me da mucha rabia porque siempre he sido más un escalador de roca, ahora estoy más dedicado a esto de los ochomiles porque es más fácil el solo y porque me interesa experimentar en las grandes montañas, el mítico K2, el Everest, pero me dan muchísimas ganas de ir al Fitz Roy. Me quedan tantos sitios por ver y tantas montañas por subir. Bueno, de momento, lo estoy pasando muy bien.

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Alpinistas

Ver todo Alpinistas

+ Libro

  • Portada del manual: Entrenamiento para escalada, por Eric J. Hörst Escalar mejor: diez consejos para perfeccionar el entrenamiento mental

    Entrenamiento para escalada es un nuevo manual con un completo programa para mejorar el rendimiento en las paredes. Os dejamos un adelanto del capítulo dedicado al cerebro, “el músculo más importante para escalar”, que decía Wolfgang Güllich.

  • Olga Blázquez, autora de 'Cartografías nómadas'. 2018 'Cartografías nómadas', habitar la cotidianidad de la escalada

    Hablamos con Olga sobre su maravillosa novela Cartografías nómadas que nos propone otra épica relacionada con la montaña, que no tiene como contexto las hazañas heroicas en la blancura de los ochomiles, sino la realidad palpable que conforma el mundo que pisamos donde, un insignificante V+, puede convertirse en La Aventura, con mayúsculas.

  • Portada del libro: Que mi gente vaya a hacer surf, por Yvon Chouinard 'Que mi gente vaya a hacer surf': el manual para conseguir empleados felices

    La intención de Yvon Chouinard cuando escribió Que mi gente vaya a hacer surf fue crear un manual filosófico para los empleados de la empresa Patagonia. Nunca imaginó que este simple libro se traduciría a varios idiomas y que diez años más tarde seguiría sumando contenido.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio comprando en la Librería Desnivel tus libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |